Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

domingo, 13 de febrero de 2011

Las uvas en febrero.

Pulsándolas, cual cuerdas de guitarra
las tardes de febrero
mi padre recogía,
las uvas en racimo de la parra;
como esféricas notas coloreadas,
dulces luces que el viento removía:
violetas, verdes, rosas y meladas,
entre piares, gorjeos y alegría.


En febrero, mi padre, como el día
cuando guarda su luz en el poniente,
hurtaba con sus manos, definía,
frutos de sol maduros en la fuente.
Y su elegir racimos y cortarlos
Era una melodía.

El tiempo de las uvas con los años
aciagos o felices siempre vuelve
como vuelven al cielo los rebaños
de nubes que navegan al poniente.
Mi padre y yo, huidos, casi hurtados
por un tiempo caudal e indiferente
de aquélla parra eglógica y su ambiente
recordamos los frutos y los hados
y otro celeste instante
entre los dos se suma a los pasados.