Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 24 de julio de 2017

LA REINA CRISTINA DE SUECIA




El dromedario de la culpa y la matriz del odio
la parieron tan virgen, tan libre, tan amante,
la hicieron ella misma; corazón razonante,
corazón dominante, montándose al incordio.

Subiéndose entre machos, ganándoles el podio,
alzándoles los ojos hacia su alto talante
en graves entrecejos de mirada cortante
para cortar la guerra en  sólo un episodio.

De sal y de dulzura la violenta amazona
viril sobre la nieve, galopando en torrente,
descerrajó sus besos más allá de la frente

y en la mujer amada detrás de una corona,
animó un celo altivo. La pasión no perdona.
Hasta al amor desborda, titánica, envolvente.

Amilcar Luis Blanco