Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 21 de febrero de 2018

LA VIDA




Desde el líquido dentro
del maternal regazo ella se mueve
al primitivo centro,
donde hasta el peso  leve
pesará con angustia en cada paso,
porque habrá despedida
y, audaz, habrá un sentido
y habrá también por caso
el dolor de la herida
al enfrentar un mal no prevenido
que traicione el valor de lo aprendido
en la lejana escuela
o en el hogar donde la madre anota
y el peligro desvela
al padre vigilando la derrota.
Aún su amor no habrá de sustraernos
del albo sufrimiento y la rutina,
de ingresar a los tórridos avernos
y en cuerpo y alma padecer la ruina.

El tiempo nos marchita,
seca nuestra ilusión y pone ausente
en la soñada cita,
pero nos da un presente
en la odiada desgracia y en la cuita.
Menudo desencuentro,
cada vez que desflagra la alegría
y el alma queda hueca,
destruida por dentro,
como una sinfonía,
cual sin hilo una rueca,
que quedase sin notas ni armonía.
La vida es una suerte dislocada
de caminos diversos,
de profundos fracasos;
una ciudad antigua y habitada
por varios universos
de incalculables trazos
donde la muerte acecha en su morada.

Amilcar Luis Blanco (Pintura de Gustave Klimt)




domingo, 18 de febrero de 2018

POBRES



Pobres gentes de André Collin

Pocos saben qué pasa en las casas de lata,
pocos se asoman poco a tórridas miserias,
a los niños descalzos, al hambre con bacterias,
a la infección de vida de los parias sin plata.

Y a los desocupados de camisa y corbata
caminando, esperando, en anónimas ferias,
donde el trabajo humano expone sus arterias
y para usar su sangre el rico los contrata.

En esa despiadada expoliación de aquéllos
sin culpa y por desgracia nacidos en pobreza
por los otros aquéllos nacidos en riqueza.

Muchos naturalizan las penas, los degüellos
de los pobres sufriendo todos los atropellos,
los culpan como a torpes en su propia torpeza.

Amilcar Luis Blanco ("Pobres gentes", oleo sobre tela de André Collin)


martes, 13 de febrero de 2018

LA SOLEDAD (Intento de descripción, incompleto)




La soledad es hueca,
certeramente hueca,
lánguida,
construída
de vacío de alma
propia.
Pero no despoblada
de los otros.
Los recuerdos
la pueblan
de ansiedades y desgracias
en las que, junto a otros,
vivimos
esas risas a par
y esos dolores
a impares.

La soledad es
además
subjetiva,
profundamente
narcisista.
Sólo para cada uno,
solo.
Aunque pueda blandirse
por algunos
como feroz espada,
con su filo de culpa
dirigida
a la paz de los otros.

La soledad es también
un río de tristeza
despeñándose dentro
y un engañoso affair
con la ternura.
Un lío de ilusiones
mal atadas,
lleno de cabos sueltos
e inútiles denuedos
por componer la edad
frente a un espejo
que nunca nos recibe
complaciente
porque ilumina siempre,
con luz cruda,
lo que nos hace el tiempo.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Edward Munch)

martes, 6 de febrero de 2018

ELEMENTOS






El viento, esa deidad que al aire mueve,
sólo sensible a la temperatura,
imita mi pasión y la locura,
sólo sensible a lo que te conmueve.

Esa tensión arrecia y aún promueve
mis besos y caricias, mi ternura
y mi lujuria ardiéndose en la oscura
inmediación de un tiempo siempre breve.

Soy el viento y la lluvia, la tormenta
desatada en tu cuerpo y nuestro instante.
El rayo, el agua, el cielo equidistante

de miedos de los dos. Y nos alienta
este deseo que a la par nos tienta
y es fuego y aire y sombra silabeante.

Amillcar Luis Blanco (Pintura de Vincent Van Gogh)

martes, 30 de enero de 2018

ELLA







La libertad le fluye de las piernas, de su andar
de gacela que altiva y sigilosa aligera la tarde.
Una brisa levanta su pollera. Un alarde
del aire hecho de sombras y claridad de mar.

Mi mirada persigue, hasta modula, su ágil caminar.
Su caderas me mecen hacia un ocaso y arde
el gris de una neblina que me vuelve cobarde
me cierra la garganta y no me deja hablar.

Ella me ha enmudecido. Mi mente es ansiedad
sobre su grupa y cae sobre sus nalgas.
Ha colapsado mi brío. Sólo queda mi edad.

Ella me lleva abajo y me deja entre algas
mudo, ciego y anfibio bajo labiales valvas,
infinitas arenas de cielo y soledad.



Amílcar Luis Blanco (Pintura de Víctor Bauer)

domingo, 28 de enero de 2018

VIOLENCIAS



Resultado de imagen para pinturas de violencias y agresiones
De balas y de embustes de las aristocracias
violencias que sufridas por los que están abajo,
insultan el silencio  del sirviente trabajo
y cautelan los gritos de innúmeras desgracias.


Los pobres disimulan al servirlos  sus gracias.
Vierten vinos de sangres, echan especias y ajo,
para cubrir embustes de fatuidad en el tajo
vulnerable, ignorante, de sus idiosincrasias.

Esclavos y sirvientes, domésticas, usados,
rebelándose un día sacudirán las mesas
de opresores, tiranos, sádicos y malvados

y alcahuetes en coro. Quebrarán las represas
de violencias y daños de todas sus empresas
La Justicia y La Paz serán los convidados.

Amilcar Luis Blanco (Pintura de Fernando Botero)

lunes, 22 de enero de 2018

EXHORTACIÓN





Compañeros debemos organizar el miedo
acercar nuestros cuerpos a lo largo del ansia
vertebrar un aullido tenaz en las gargantas.
Compañeros debemos agrandar nuestro ruedo.
Dilatarlo a tal punto que ahogue en su distancia
los cepos y maneas de patrones y chantas.
La rebelión nos debe crecer desde las cuerdas
de nuestra voz reunida en un coro vibrante
como grillos sonando después de los ocasos
derrumbando silencios, complicidades, puertas
cerradas a reclamos de Justicia delante
de turbios responsables de penas y fracasos.
Los corazones hablan igual que los violines,
y lo mismo las violas, chelos o contrabajos,
y pronuncian sus quejas de dolor, sus razones
en una melodía  de aires y aguas; confines
que entre rocas y cielos dan caminos y atajos
para poner a punto y en sazón nuestros dones.

Compañeros debemos sortear tanta miseria
sumarnos, convertirnos, en un audaz torrente
y barrer las mentiras, imposturas, los gajos
de toda la basura generada en la feria
de siniestros truhanes, sicarios de lo ingente
de una ambición que corta la honestidad en tajos.
Compañeros pensemos, abramos las conciencias,
iguales a las flores que dóciles al viento
se muestran en colores bajo el sol y las mueve
el aire, una marea vocativa de ausencias,
de históricos recuerdos dándole al sentimiento
memorias libertarias y un coraje que llueve.
Compañeros no somos esclavos, nunca fuimos.
Hemos roto cadenas de autoridades reales.
Moreno, Monteagudo, el tiempo nos escucha,
nos hicieron ser libres, iguales, argentinos.
Y hoy andamos a tientas, menudos, espectrales.
Sacudamos  el yugo, salgamos a la lucha.

Amílcar Luis Blanco