Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 24 de junio de 2017

CUALQUIER HOMBRE, CUALQUIER MUJER











El hombre,
cualquier hombre,
la mujer,
cualquier mujer,
transformados en un hombre,
una mujer,
gigantescos,
admiten en sus figuras,
en sus volúmenes siempre distendidos,
el vasto mundo,
la multitud de mundos que pululan
en sus interiores vacíos,
dentro de los cuales las atmósferas invisibles
de sus sentires
todo lo transfiguran
a sus respectivos seres.



Son esos seres cualesquiera
y seres  únicos
para quienes caben todas las distancias
y todo el infinito,
aún el que juzgamos imposible,
el impar absoluto,
el pío y el impío,
el bueno y el malvado,
el que nos da placer y el que atormenta,
el que nos cuida o deja a la intemperie.

El hombre,
cualquier hombre,
los otros y nosotros.
El hombre, 
cualquier hombre,
quiero decir también la mujer,
cualquier mujer
Todos o cualesquiera,
cualquier hombre,
cualquier mujer . . .

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Ieronimus Bosch)

NESTOR CARLOS KIRCHNER ABOGADO DE LA REPÚBLICA.

A seis años y ocho meses de su fallecimiento reproduzco el poema que le dedicara:


Sábado 30 de octubre de 2010
Elegía a Néstor Carlos Kirchner (In memorian)

Nada sacude y quita tanta muerte
como pensar, ¡Gran flaco!, en tu candor,
una inocencia que ha llegado lejos
revestida con recias armaduras,
hoy púas y dolor,
a protegernos de óxidos añejos
de nuestra advenediza condición.
Quiero sufrir frugal y tercamente
por la partida de tu corazón,
por el irse fugaz de tu alta vida,
de tu titánica pasión.
Hoy ha llegado un viento patagónico
y sacude tu adiós.
Más no se trata de un suspiro agónico
Quizá el amor produzca tanto Dios
o tu ausencia gigante lo gestione,
o sólo llore un raudo bandoneón
o la tristeza misma se emocione

¿Qué se yo?

Pero quedó una estela de ternura,
en páramos de agraz desilusión.
Ya nadie sigue igual, nadie se cura
de tu ausencia por siempre y su funéreo son
Queremos mejorarnos bebiéndonos el vino
de los hipócritas que a nada llevan
y trataron de alzarse tu destino
como aves de rapiña que se ceban
no sólo en tus destellos
también en el escaso pan del pobre,
en su menudo amor,
el que pródigos cambian entre ellos,
como menudo cobre,
para suplir lo huérfanos que son,
y así paliar la sucia indiferencia
de los que mercan mas con su dolor.

Adiós flaco, adiós Lupo, adiós candor.
Nos dejaste un temblor en cada mano.
Por cada rictus de odio, un sonreír mundano,
un ancho de baraja y una espada de flor,
en el vicioso juego cultivada,
para ganarle en trucos al mismísimo horror.


Jamás, las risotadas, las manazas,
olvidaremos. ¡Tanto Sur en vos,
tanta luz emanada de tu encanto
y de tu desprolija proporción!
Humanidad, altivez y señorío
en desgarbados pasos y disfónica voz.

Queremos para siempre prometerte
no abandonar jamás tu corazón,
su legendario pulso, aquilatado,
por tu limpia, solar, revelación,
la de que un día una Argentina nueva
pueda erigirse dueña y compañera
de lo mejor que puede dar lo humano
de lo posible sólo por amor


Amílcar Luis Blanco

martes, 20 de junio de 2017

EL ESPEJO




El azogue, el cristal, se confabulan,
hartos de luz, por dar nuestro reflejo
y el del mundo cercano. Un aparejo
de ilusión e intemperie los modulan.

Y nos hacen creer porque se emulan
en su doble o su múltiple festejo
en orbes marginales. Un cortejo
frente al cual se nos muestran y circulan.

Imágenes, colores, lineas, formas,
movimientos gestuales se repiten
y nos hacen creer lo que transmiten

por la fidelidad con que las normas
de reflexión alojan en sus hormas
lo que en la luz las ánimas emiten.

Amílcar Luis Blanco (Pinturas de Edouard Manet)





Cuando damos la espalda y nos marchamos
del potente delirio del espejo,
una muestra fugaz de lo que fuimos
finge parar el tiempo que dejamos
y nos hace aflojar el entrecejo
al recordar que huimos.

Que nuestra vida es irnos. Las paradas
en siestas o estaciones son espejos 
Las fiestas o desgracias, las pasiones,
instantes, pausas, sombras y pisadas
que devuelven reflejos
de ubicuas ilusiones.

Un desorden de grises nos circunda,
la magia de la luz, una manera
de divagar colores, claridades,
en azogue preñado que se inunda,
de lo informe y anónimo. La fiera
de repetir nuestras ambigüedades.

Amilcar Luis Blanco

martes, 13 de junio de 2017

AMOR SIN LUNAS




Cada vez que la luna se prepara
para asomar su luz tras una nube
siento en mi sangre su blancura y sube
la alegría que verla me depara.

Una alegría si se quiere rara,
equidistante de un amor que tuve
y de un cosmos ajeno del que hube
de ausentarme también en forma clara.

Porque la quise sí y ella me quiso
pero  del modo en sernos lunas idas,
hiriéndonos los dos con las huidas

que ambos les infligimos al hechizo
propuesto en cada luna.  Y, sin aviso,
hubo un desdén de lunas repartidas.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Dándara Cesati)

domingo, 11 de junio de 2017

PALABRAS


more_travel_img

Vestidos con palabras.
Traspasados por palabras.
Hechos de palabras.
Todos somos palabras.

Y faltan y sobran palabras
en todos los idiomas.
¿Quién puede querer no sentirse
antes de las palabras,
después de las palabras?

También en medio de ellas,
de su transcurso breve,
de su textura frágil,
abierta a la caida
en los sentidos que conducen.

Ellas nos llevan
como embarcaciones vulnerables
sobre el mar de lo desconocido
bajo tormentas de preguntas
siempre insatisfechas.

Callar, hablar,
hablar callando,
callar hablando.
Aún en el mutismo
habrá palabras
ebrias de infinitud.

Amilcar Luis Blanco ("Umbral", pintura de Jake Baddeley)

viernes, 9 de junio de 2017

AJEDREZ CON LA TRISTEZA




                          La tristeza nos gana
su ajedrez de silencios.
Sentada aquí en el fondo
de la mirada mía
cumple acabadamente
su costumbre sombría.

Echa su resto de humo,
caviloso, de plumas.
que vacilan hundiéndose
en hamacas de sombras.

Una piedra de lágrimas
que la garganta aprieta
como si fuera un puño
de vez en cuando agita
su pañuelo de llanto
al fondo de mis ojos.
Después se va cerrando
horizontes adentro.

Mi mano,
el corazón activo del deseo,
inquietamente busca
en qué ocupar su desasosiego
y toma un cigarrillo,
otra pieza del juego.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Salvador Dali)

martes, 6 de junio de 2017

DESNUDO DE MUJER






¿Se extiende el sol en la materia solo
o estará sin cesar en la mirada,
en el tiempo de ver, en la estacada
del instante ceñido, álgido polo?

La textura y color, la pincelada,
sugieren distracción y en vano Apolo,
propagador de angustia cincelada,
a nuestro corazón sugiere el dolo.

Vemos recia atención, lo solitario
de un desnudo de cuerpo en su tardanza
de decidirse a entrar en lo gregario.

Vemos una mujer. Su espalda lanza
un mensaje inspirado en la esperanza
sin rendirse a la gloria ni al calvario.

Amilcar Luis Blanco ("Naked woman standing" Pintura de Alfred Henry Maurer)