Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 24 de diciembre de 2010

Poema para don Pedro Baez, cubano hasta la médula.

Llevas a Cuba en tus pies,
cimbreándote en la cintura,
la miras en lo que ves,
sitiando tu calentura.

Llevas a Cuba.

Quisiera estar en la Habana,
caminar su malecón
y conocer sus muchachas
pensando en José Ramón,
aquel que en "batas, bachatas,
a los turistas a gatas
y a los nativos también"
según Nicolás Guillén,
"cantaba liso, muy liso,
pa que lo entendieran bien.

Quisiera don Pedro Baez
ser cubano como usted
para poder ver la luna
del caribe alguna vez
y que mis poemas guarden
algún ritmo de bongó
y que se muevan mis piernas
y transformado en danzón
bailen con una cubana
que tenga risa de arroz.

Cuba rumba en su poema,
rumbea,
amigo don Pedro Baez
y pelea,
y transpira mucho tema,
rodeada de sol y mares.

Amílcar Blanco

Hecho de absurdo.

El hombre,
hollinado por dentro,
como una chimenea de sangre palpitante,
quiere limpiarse pero fuma,
quiere dormir y actúa,
ayunar y mastica.
Quiere amar pero el odio lo inflama
como una luna calenturienta y roja.
Tropieza a cada paso
con su deseo de detenerse
¿Esa es su cruz acaso?
¿Vencerse cada vez?
Luchar contra lo absurdo y ordenarse
para ser mas absurdo si es que cabe.

Hecho de absurdo
de duelo en bacanales
pongo a salpimentar mis lagrimales.

En el devenir de las canillas,
bajo o sobre el agua,
durante el mate con facturas,
dentro del sueño
o fuera de su dilatado perfil,
mientras espero la tormenta,
veo radio o escucho televisión
o incluso mi perro prepara el asado,
y te veo, ensimismada o riéndote,
también entrecortada,
a pausa y llanto,
en llantas apoyándome,
sintiéndonos,
entonces y después y ahora,
debo recordarme que queriéndote,
queriéndome,
despiertos o dormidos,
me muero, te morís, nos extraviamos.

Hecho de absurdo
golpes y rituales
pongo a salpimentar, sutil o burdo,
condumios como hostias ancestrales,
grey de las milenarias catedrales.

El día, histrión del sol, sale a menudo
sobre una galería de fantasmas.
Estando así, abarcados,
nos sentimos viajeros de su lumbre
pero también ausentes en nosotros.
Saludar exagera nuestras ganas.
Mirar o traspasarnos es lo mismo.
No hay embriaguez mayor que la del día,
ni ceño ni sombrero sin naufragios.

De pronto me ilusiono porque un cántaro
resuelve la materia de tu carne
con la luna y tus curvas
y mi canto que aspira a contenerte
y un contento, translúcido en mis manos,
que te sienten melodiosa y redonda
como un fruto mordaz del paraiso,
se atreve a contenerte
y se hace cofre
para que tu fragilidad no se resienta.

Pero desde la mirada mas furtiva
el absurdo se aviva.

Entonces cae la tarde, como un tren que se marcha
hacia el oscurecimiento gradual
llevándose la luz del último vagón.
Me pienso así viajero del espacio
sentado en el furgón
alejándome a mares del planeta
sin advertirlo, casi sin moverme,
en este horcón lumbálgico de mis caderas
en el que estoy sentado.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Quiero ser ese otro.

Quiero ser ese otro que te inicie
desde tu más legítimo comienzo.
El de la soledad que nos abarca.
El del mero silencio.

Quiero ser ese otro que te nazca
desde un dolor frugal y parturiento
Pero no como hijo, como el otro.
Igual de transparente, puro y cierto

El que te haga saber, aunque te hieran,
que sos muy requerida en otro encuentro
Y el que si tu cuerpo se extravía
te devuelva tu alma en un momento.

Quiero ser ese otro que te sigue
En cada paso y cada movimiento
Para que no te pierdas, aunque olvides
mi rostro ya de nadie, ya sin tiempo.

Quiero ser otra vez el que te inspire
Vivir para aceptarte en la batalla
Y en la lucha soñar enormes sueños
Aún en la vigilia mas canalla

viernes, 17 de diciembre de 2010

Alguien del otro lado del mar.

“There was a girl over the sea…”

Edgar Allan Poe


Parado en las palabras,
sobre filas y filos y bordes de palabras,
extiendo mis deseos como manos
hacia su pelo ungido de tiniebla
y quisiera sentirle su seda candorosa
y también que mis ojos atraviesen
el temblor azabache de los suyos
y mi nariz la huela y mis oídos la oigan.
Crecido hasta los astros y mirando
de un continente al otro;
doblándome como una sombra gigantesca;
en realidad parado en las palabras,
en los bordes verbales y sus tiempos,
en sustantivas rocas y sustantivos vientos
tratando a los vocablos
como duras canoas imposibles
para que me lleven a su encuentro.
Hay un poco de incruento sufrimiento:
nuestros cuerpos latientes tienen anclas
y sólo nuestras fotos y palabras
viajan sobre el espacio y sobre el tiempo;
los rostros engastados en momentos,
falseados, casi como,
entomológicos insectos,
nuestras manos tan sólo produciendo palabras;
inspiradas sin vernos, ni tocarnos, ni sernos
resistiendo tan sólo en la esperanza de ser,
cuando
sus ojos y los duelos de sus ojos,
su boca y el encaje de su risa,
la luz de su cintura en movimiento,
mis ojos y los duelos de mis ojos,
mi boca y el encaje de mi risa
la luz de mi cintura en movimiento
deberían, por fin, sentarse juntos,
bailar, o caminar o divertirse,
jugar a ser los unos y los otros
como una fiesta en el olimpo antiguo
de las afinidades
entre los dioses míticos del tiempo .
Hay brillos y dulzuras y circundan
alguna cosquillosa complacencia.
Y polleras de luces y de sombras
blandiendo su osadía en la tiniebla
Y hay espadas de nieve que amenazan
tropicales presencias en afiches
de películas viejas.
Se allegan desde el fondo del humo y la distancia
y derrochan a mares las ausencias
aunque quepan sus señas en correos
de lacónicas voces ,
en tan sólo palabras y silencios.

Momento

Abajo, en la cocina,
conversan las palabras.
Alguien ha puesto su corazón entre sus manos;
se escucha un bandoneón.
La melodía, por sobre los compases,
fugitiva diadema en la que engarzan
los latidos del ritmo
llega desde una radio arrinconada.
Hay un patio esperando,
una melena de álamo que suena,
una mujer desnuda en cualquier parte,
un querer abrazarla con prisa de orinarse
que nos parte igual a un meridiano.
Hay un latir de sombra no estrenado
bajando como un ángel,
una pasión besándome la boca.

domingo, 12 de diciembre de 2010

NO A LA REPRESIÓN, SI A LA POLÍTICA.-

La decisión de Cristina Kichner de no reprimir por la tan simple razón de que la violencia engendra violencia y porque en cualquier lugar del mundo cuando el Estado, ejerciendo el monopolio de la fuerza, reprime siempre hay víctimas que lamentar, es no sólo sabia sino también pacifista y coloca las cosas en el meridiano de evolución humanística y cultural que corresponde. Los problemas de los sin techo que aspiran a una vivienda digna y que, en muchos casos, han sido engañados con falsas promesas se resuelven en el diálogo y en el acercamiento de soluciones reales a necesidades elementales, que también son reales, y que la aplicación de políticas sociales debe resolver. Para eso están los especialistas, estadistas, sociólogos, psicólogos sociales, agrimensores, abogados, arquitectos, maestros mayores de obra, constructores y para eso también está la inversión pública en obras de infraestructura que deben acercar las soluciones para la gente carenciada.
La represión, la violencia, es la respuesta tradicional del establishment, del Estado neoliberal, de derecha, que gerencia constantemente para defender el poderío de corporaciones que sólo se preocupan por hacer negocios inmobiliarios rentables. No es que no los puedan hacer o no los puedan seguir haciendo con la gente que quiere mejorar su estándar de vida o incluso ganar status en base al acrecentamiento cualitativo e incluso cuantitativo de su patrimonio. Lo que no hay que hacer o no se admite más o cada vez menos que se haga es estafar al pobre, al carenciado, destruyéndole y esterilizándole su horizonte vital, excluyéndolo y marginándolo del confort y del consumo. Las políticas de inclusión social y distribución equitativa del ingreso que aplica este gobierno son las mejores. Por ahí he leido a Santiago Kovadloff y a Joaquín Morales Solá escandalizados por lo que consideran un abandono y prescindencia del Estado en el predio indo americano. Abandono y prescindencia en cuanto a imponer el orden y la ley a los palos, abandono y prescindencia de ejercicio de la fuerza en beneficio sobre todo de un derecho de propiedad que se considera accesible sólo para las clases sociales de mayor nivel de ingresos e imposible para los trabajadores, operarios, cartoneros, etcétera, que han sido desclasados y marginados por políticas neoliberales de vaciamiento industrial y empresario que sobre todo con Menen y De la Rúa han producido grandes masas de desocupados.
La verdadera política, la que se precie de cumplir con la finalidad de bien público que la legitima, en el marco de una democracia cuyos mandatarios han sido plebiscitados para cumplir un programa mayoritariamente reclamado por sus mandantes, la mayoría del pueblo, y que consiste precisamente en lograr la distribución justa del ingreso y la inclusión de todos en los beneficios sociales que se generen, es la que lleva adelante Cristina Kirchner y no la que propone palos y represión desde la estrecha visión de un exponente del neoliberalismo como Mauricio Macri que, en Capital, no ha invertido un solo peso en planes de vivienda, salud o educación, ni tampoco en infraestructura. Aún el neoliberalismo más rancio, partidario de la economía de mercado, debería agiornarse prestándole real atención a la problemática social, saliendo de la trágica y pueril alternativa de emplear la violencia y tratar a los pobres, discriminándolos, increíblemente hasta por razones xenófobas, y ocupándose con puntualidad y eficacia de ofrecer soluciones para los más débiles y castigados, para los parias de esa sociedad impiadosa que ellos han colaborado a erigir, cada vez más indiferente, que permanece impertérrita ante las desgracias atroces del infierno que ella misma ha generado. Si quieren hacer negocios que los hagan pero tratando de abandonar ese atavismo de piratas y bucaneros, de explotadores esclavizantes. Si no lo hacen y alientan los enfrentamientos las tempestades que cosechen van a terminar por derrumbar sus propias fortalezas en las que tendrán que esconderse.-

viernes, 10 de diciembre de 2010

Botas vacías de mujer (Dedicado a mi esposa Elsa)

Botas vacías de mujer creciendo,
baldías hacia lo alto,
en la barca voyante de la habitación,
con mi mirada abarcándolas.
Es como si te contemplara toda entera:
botas vacías de mujer creciendo,
alta y ubicua;
dromedario de la domesticidad
y mula de la tuerca noria extractora de cielo,
movida a fuerza de pasión,
a sólo pulso de muñeca.
Mujer alta crecida de las botas vacías,
casi como si bailaras pero detenida,
venida a más y a menos,
inmarcesible asta de tu rostro,
tallo de tí misma y tu melena,
sin maquillaje ni aspavientos;
asta de la mujer encinta
engullida por indiferencias sin cuento
y proseguida en críos ramalajes y augustos
hacia adultos sin miramientos.
Alta mujer venida en botas,
resistidora de los vientos
y de las sonrisas entre sombras que carcomen o flamean,
después de las batallas en las mesas o camas
y los censos barriales de canas;
construida enseguida de las procesadoras de tormentos
y lavadoras y hornos y telenovelas,
mates, cenas, almuerzos, ausencias y tiempos.
Botas sin nadie resistiendo
desde lunas, almanaques y advientos;
aguardando el cansancio y descansando
luego del recio día hasta que llegues
doble desde el suspiro y el incienso
para ponerlas nuevamente en vida
y luz y movimiento.
Botas aguardadoras de femeninos términos en cuerpos.

Bebamos esta lujuria

Bebamos esta lujuria de nuestros cuerpos
como un vino que emana de una alegría milagrosa.
Disfrutemos de nuestra libido
como de una sed que se sacia y nos acaricia
con el fugaz olvido de lo doloroso.
Ese correr del agua por la garganta seca,
ese deseo de lo ambiguo voluptuoso,
esa labilidad mareadora que nos inunda sin ahogarnos,
torrencial sin embargo, fragorosa,
como un viento que sopla desde la ansiedad de lo nuevo,
desde los rincones y las curvas de tu cuerpo,
desde el latido de tu sangre bajo los párpados,
como una explosión que se propagara lentamente dentro de la carne,
bajo los pétalos del pimpollo que forman los labios de tu vulva,
comienzo de todos los caminos.-

miércoles, 8 de diciembre de 2010

NO DIALOGAN ¿SÓLO POR LAS FORMAS?

Joaquín Morales Solá, en su artículo de hoy miércoles 8 de diciembre, no deja atrás su defensa de la hegemonía mediática empleando el remañido subterfugio o eufemismo de considerar un ataque a la libertad de prensa todo disenso de la Presidenta con las mentiras o tergiversaciones de los hechos que constantemente propagan y difunden los medios monopólicos. Considera que el saludo de Cristina Fernández a su otrora colega en el Senado y jefe radical Ernesto Sanz es un cambio en las formas significativo de la mayor libertad que, desaparecido Néstor Kirchner, nuestra Presidenta se permite y, una punzante ironía, sin practicable respuesta debido al protocolo, haberle dicho al Ingeniero Macri que la vecina o la señora de enfrente lo saluda.
Elude considerar que hubiera pasado si Mauricio Macri le hubiese respondido algo a Cristina, arguye que no lo hizo por no violar un protocolo. En realidad Macri no dialoga con Cristina porque frente al público, las cámaras y los micrófonos saldría perdiendo en un eventual duelo verbal al que no creo que la Presidenta le hubiese rehuido. El jefe del Ejecutivo porteño no es particularmente versado, aplicado a su gestión, ni menos todavía ingenioso y ocurrente, no se caracteriza por su brillantez. De modo tal que puesto a dialogar con Cristina sobre cualquier tema público perdería por varios kilómetros en la pista del realismo y la lucidez.- Buena prueba de ello es que cuando los periodistas lo interrogaban frente a cámaras y micrófonos acerca de la situación del teatro Colón alguien soplaba las respuestas que el repetía al borde de su oreja.
En cuanto a Ernesto Sanz de quien cabe pensar sí que el protocolo pudo haberlo llamado a silencio, por tratarse de un radical tan verborrágico como todos los que se enlistan en el centenario partido de Alem, considero que también se equivoca Morales Solá si piensa que Cristina debió haberle dado la razón concediéndole ejecutividad a su pedido de convocatoria a extraordinarias. Toda acción política que se precie debe ir más allá de las formas – y en esto, creo, coincidiremos con el articulista – por lo que haber hecho semejante concesión hubiese significado una humillante sumisión a las formas, actitud de la cual los radicales jamás se libran y en la que, muchas veces, expiran asfixiados ya que suelen caer en sus propias trampas. El plan de gobierno y la asignación de recursos (arts. 99 y 100 de la C.N.) son resortes exclusivos de la Presidenta y permitirles a los opositores que ellos impongan un presupuesto es sumir en la impotencia la acción de gobierno.
Creo que la actitud de Cristina Fernández es invitar, verdaderamente, a la oposición a un diálogo honesto y constructivo. Creo también que, hoy por hoy, no hay quien de ellos que sea capaz de recoger el guante, algunos por ineptitud, otros por cretinismo y quienes ven lo que desean que los demás vean únicamente por cinismo.

EL SOL (Soneto)

El Sol hace los días, constituye
su total transparencia, su sustancia,
les da el algor, el suelo, la fragancia,
el color, la altitud, el fuego, y fluye

de un horizonte al otro. Cuando huye
todo se transfigura y se distancia.
Pero si crece alrededor y escancia
aún su pálida luz nos restituye

la salud, el deseo y la elegancia.
Somos de tierra, agua, y nos construye
una luz macilenta que diluye

esa inercia fatal de sombra rancia
que a la nada sin fin nos escabulle
El Sol nos da la vida, su flagrancia.

martes, 7 de diciembre de 2010

¡Alas! ¡Alas! ¡Alas, remos y alas!

Alas, alas, remos y alas,
para volar y navegar la altura,
ir sobre las ciudades
contemplar los rosarios de luces y de galas
desde la noche pura
sobre horas que horadan las edades.

Alas, alas, remos y alas,
las de ángeles raudos, las de atlantes,
para sortear esquifes y otros duelos,
en hospitales, cárceles y salas
como nuevos Virgilios, como Dantes
de avernos desde siempre sin consuelos.

Remos que vuelan, alas que navegan
y suelas que naufragan en las calles.
Andariegos del sol que nunca llegan,
desde extremas alturas y hondos valles;
aman, trabajan, sufren, luchan, pegan,
unos maldicen y urden, otros ruegan.

Vemos,
que necesitan alas y necesitan remos.

Alas, alas, remos y alas,
porque la vida sigue
para poder vivir mientras se vive
dejando de morir en tantas malas
sufrir y carecer en tantas buenas
e infligir en los cuerpos tantas penas

¡Alas! ¡Alas! ¡Alas, remos y alas!

domingo, 5 de diciembre de 2010

La lluvia (Un poema que escribí a mis 16 años y hoy quiero compartir con ustedes)

Me gusta la lluvia,
la lluvia que canta en la calle,
que viene bajando de la tarde turbia,
que moja tu talle.
El agua que empuja la noche,
que cae en tu pelo
poniéndole un broche;
la gota, su brillo de cielo.
La calle, alargado reflejo,
que junta mi vista y tu vista:
El dejo
de viejo
que tiene la arista
de algún edificio mojado.
Y el tono sagrado
del rumor del agua
cayendo;
sencilla en su fragua
de brillo y de piedra,
mojando la hiedra,
haciendo
que hablen los árboles viejos;
rumor de sus hojas
vibrando por gotas,
las tejas,
que las vuelven rojas.
La tarde en la lluvia.
La lluvia en la tarde.
La turbia
palidez que arde.
Sonido del cielo,
llorando,
cantando,
cayéndose al suelo.-

viernes, 3 de diciembre de 2010

TUS OJOS

Besos de luz, de sol entre el ocaso,
y guías en el mar de los bajeles;
lunas furtivas de constantes rieles
que llevan siempre al maternal regazo
e iluminan mi vida
nunca serán silencio y despedida.

Guardados bajo párpados de moza
darán su luz de un líquido café,
en cuyo estigio lago se reflejen
llamas del fuego frío de una rosa
que tenga pétalos de sed
y temblarán en mi cuando no cejen

Con ellos hablaré en la madrugada
y en cada noche de voraz encuentro
cuando a los dos nos ponga la mirada
íntimos y salaces beso adentro,
cuando nos inundemos las pupilas
y hacia el tiempo total cerremos filas.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La mirada del mar.

El mar hizo una pausa para verte,
para mirar tu cuerpo cual si fuera
más que mar una turbia enredadera
que quiso poseerte.
Y digo mar porque fue mar mirarte,
eternidad la orilla
y la posibilidad de contemplarte
fue la total y abyecta maravilla.
Me hice mar asomado a tu escultura
no tuve parangón
aunque el milagro fuera en la escritura
y fuera visto con mi corazón.
Estabas en el borde de la tierra,
cerca de su pupila,
y tu belleza lánguida de fiera,
por contener tranquila
tu potencial pasión
me despertó un venéreo Poseidón.
Algas enrojecidas,
y verdes marginales,
alzaron como manos ancestrales,
enfáticas y heridas,
hacia tu piel desnuda entre espejos de brea
espumas que limpiaron la marea
Y el viento las sopló como un amigo
para que la ciclópea honda retina
del que abrasa la tierra con su abrigo
pudiera regodearse
en tu graciosa espina
hasta marearse
Estaba allí como único testigo.

HOMBRE FUGAZ

Sucede que me canso de ser hombre…”

Pablo Neruda


Cansado de fingir que soy eterno
me meto en la ilusión como en un puerto.
Y anónimo y usual, como un objeto,
trozo de muchedumbre silenciosa,
ando por calles y por galerías
escudriño vidrieras, compro cosas,
sonrío, parloteo, me confío
entregado al mundano desvarío
me entiesto en el ahí bajo un perchero
ausente, soñador y prisionero.
Cansado de fingir que soy eterno
me sueño fantasmal entre las copas
de árboles agitados por los nervios
de gentíos que arrastran distraídos
soledades moviendo como tropas
en la ciudad de alientos comburantes
que acatarra con gases asfixiantes
pánicos escondidos en las ropas.
No soy otro ¡Qué lástima! No puedo
pasar mi ahí para volverme cierto
pero intento olvidar que soy mortal.
Hastiado estoy de simularme eterno
Quisiera andar las vastas galerías
con ojos y con manos y quimeras
para ejercer en infinitos días
eternamente todas las maneras.

viernes, 19 de noviembre de 2010

PRESUPUESTO.- ATRIBUCION EXCLUSIVA DE LA PRESIDENTA. SUS RAZONES.-

El art. 100 incisos 6º y 7º de la Constitución Nacional, establece que al Jefe del Gabinete de Ministros le corresponde enviar al Congreso la ley de Presupuesto nacional previo tratamiento en acuerdo del Gabinete de Ministros y aprobación del Poder Ejecutivo, así como hacer recaudar las rentas de la Nación y ejecutar la ley de Presupuesto Nacional. El art. 99, inciso 10º faculta y obliga a la Presidenta de la Nación a supervisar el ejercicio de esa potestad del Jefe de Gabinete.-
Se trata de deberes y atribuciones que nuestra Constitución pone exclusivamente a cargo de la Presidenta, jefa suprema de la Nación, jefa del gobierno y responsable política de la administración general del país (Arg. Art. 99 inc. 1º de la C. Nacional)
El inciso 8º del art. 75 de la ley fundamental pone a cargo del Congreso fijar anualmente el presupuesto general de gastos y cálculo de recursos de la administración nacional en base al programa general de gobierno y al plan de inversiones públicas.-
Esto deja claro que el programa general de gobierno y el plan de inversiones públicas lo establece el Poder Ejecutivo, cuyo responsable es el Presidente. Quiere decir que tomándose en consideración las normativas ya dadas por el Congreso, conforme los incisos 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del mismo art. 75, al órgano legislativo le compite contralorear si el programa general de gobierno y el plan de inversiones públicas guarda correlación con esa legislación, y, si es así, aprobar el Presupuesto, dándole fijeza normativa formal y material.
En ningún caso el Congreso tiene atribuciones para formular o cambiar el programa general de gobierno ni el plan de inversiones públicas. Estas formulaciones están encomendadas en forma exclusiva y excluyente al Poder Ejecutivo. Las razones que los constituyentes han tenido para dejar en cabeza de la Presidenta, sus ministros, secretarios, subsecretarios y demás funcionarios del órgano ejecutivo, con exclusividad, estas misiones y funciones son: por un lado las que hacen a la plataforma electoral o programa partidario que la Presidenta, como candidata, puso a consideración del electorado que lo votó y eligió en forma directa por cuatro años (Arg. Arts. 90 y 94 C. Nacional); por otro, el lógico manejo de información estadística, técnica, suficiente y necesaria, que los distintos departamentos del órgano ejecutivo tienen a disposición para encarar la elaboración del presupuesto. Elementos con los que no cuenta el Poder Legislativo por la sencilla razón de que su función específica no es gobernar, no es ejecutar. Así la razón constitucional estriba en el principio de funciones específicas e independencia de los Poderes en el Estado de Derecho.-
Si esto no se entiende y se pretende por parte del Congreso formular “per se” o variar la propuesta del Ejecutivo se viola el principio de división e independencia de los poderes del Estado, pero lo más grave es que se burla la voluntad popular que, en el sistema representativo y republicano, es soberana y fuente de toda legitimidad (Arg. Arts. 22 y 33 de la C. Nacional).-
Sabemos que la oposición está acostumbrada, cada vez más, a la violación contumaz, sistemática e insistente de la acción de gobierno. Cree que así tendrá posibilidades de confrontar y eventualmente ganar una elección. Sus representantes más conspicuos, Lilita Carrió, Julio Cleto Cobos, Patricia Bullrich, Ricardo Alfonsín, Gerardo Morales, Giudicci, etcétera, no exponen todavía programas de gobierno alternativos mejores, ejerciendo críticas constructivas, lo que sería lícito y, además, necesario para que el pueblo tenga opciones cuando llegue la hora de votar. Tampoco la Derecha, Pinedo y sus diputados, ni la Centro izquierda, Solanas, Lozano, Donda, concretan propuestas creíbles. El peronismo federal o disidente con representantes como Duhalde, Menen, los hermanos Rodríguez Saa, Graciela Caamaño, etcétera, motorizan y sazonan, sin sentido crítico ni orientación ideológica alguna, sólo espoleados por intereses y resentimientos, esta heterogénea, cínica y amoral oposición. Todos ellos gerencian intereses corporativos poderosos o son sospechosos de hacerlo. Los encabezados por la corporación multimediatica hegemónica, cuyo numen, Héctor Magnetto, parece tenerlos en un puño.-
Únicamente Heller, Sabatella y algunos otros ejercen una oposición constructiva y plausible. Desgraciadamente quien los denunció y conocía bien, Néstor Kirchner, dejó de estar presente físicamente. Pero quedó Cristina y un pueblo más avisado.- Lo que creen ganar los miembros de la amoral oposición lo perderán en las urnas en el 2011.-

lunes, 15 de noviembre de 2010

Ulises y Circe

Circe o Calipso abierta hacia la espera
observa el mar, atisba a Poseidón.
Sólo su espuma de rizada fiera
enturbia y morigera la luz de su pasión.
De lasitud preñada; su corazón golpea
con latido de parche y hace temblar su sangre
Necesita caerse, se marea,
en el cuerpo de un hombre. Es una tea,
pero líquida, urgente. Su carne siente hambre.
Sed también de sudores ambarinos.
De seminales lavas de volcanes
que mojen sus cosquillas,
como helados carámbanos marinos
y que mengüen y aumenten sus imanes
y deslicen detrás de sus rodillas
ríos de estrepitosas maravillas.
Ulises, marinero, entre héroes tahúr,
ha llegado a su carne y mira sus arenas
con deseadores ojos, cielos de sal y sur.
Circe aprieta en sus párpados sus encendidas venas
Y desea al instante que el hombre la posea
Se dirige a la playa e impetra la marea
Y Poseidón le entrega al intrépido amante
Hechizado, dispuesto y dócil a su pulso,
morará en el Palacio maleable a su talante
Su reciedumbre entonces hará estallar convulso
ese cuerpo de Diosa que habita la centella.
Calmará los ardores, los fuegos contenidos,
que desvelan sus nervios para hacerla doncella
nueva mujer, de nuevo, por todos sus sentidos.

Amílcar Blanco

Noviembre de 2010

jueves, 11 de noviembre de 2010

EL VINO

Un abismo desnudo, de cuchillo,
me limpia la garganta y la cabeza,
cuando tu sol enfermo y amarillo
entra su luz al bar de mi tristeza.
Un tango en pena se desliza y reza
una turbia pasión de todo y nada
por su pulmón de fueye respirada,
convertida en lamento, en queja errada
y en sangre de uvas vivas conservada.
Yo te quiero beber y contagiarme
de tu humedad sombría de bodega,
de tu ansiedad enferma que se apega
sobre codos a estaños y embriagarme
en tu llanto de luz estremecido
por un pacto de lutos recorrido.

lunes, 8 de noviembre de 2010

CUANDO LAS COSAS ESTAN MUY CLARAS

Nada oscurece tanto el ánimo de quienes quieren a alguien como su súbita muerte.- Y así ocurrió con Kirchner respecto de quienes desde una u otra posición lo hemos querido o estimado, con las lógicas gradaciones que otorga la mayor o menor distancia de su persona. Sin embargo, nada tampoco ha aclarado tanto el panorama político para quienes son sus seguidores como esta infausta desaparición física del líder. Paradójicamente, tanta sombra trajo enceguecedora luz para la oposición y meridiana claridad para el llamado oficialismo, claridad que llamará a muchísimos más a engrosar sus filas. Después de la noche cerrada el diáfano amanecer ¿Por qué? Porque el brillo y acierto de las realizaciones de Néstor Kirchner se proyecta sin mácula sobre la juventud y el futuro, tiempo propio de quienes esperanzadamente todavía están en el camino de ida. A los viejos sólo nos resta conducir, asesorar, ayudar, pero sobre todo recordar.
Otro efecto paradójico surge de esta muerte para la oposición que en vez de haber pasado a un mediodía auspicioso ha quedado sumida en una contradictoria noche que los ha enceguecido con su encandilante luz y recién comienza y que podría denominarse como el de su descomposición orgánica o al menos la de una senectud fulmínea. Veamos: Cobos es ya un cadáver político, sólo falta enterrarlo. Carrió, ya de por sí borrosa, se ha esfumado. Duhalde, De Narváez, Felipe Solá, los Rodríguez Saa y todo el peronismo disidente o se alinea tras Cristina Fernández, siguiendo los sabios consejos del propio Perón en su libro de estrategia y táctica política “Conducción política” o su falta de todo y de razón de ser los encenegará hasta la asfixia, sobre todo a sus dirigentes. La centro izquierda, Solanas, Lozano, Victoria Donda, etcétera, deberá tomar nota de los nuevos tiempos y definirse de una vez por todas o acabará invisibilizándose. El radicalismo, por último, deberá también abandonar su invencible tendencia a lo acomodaticio, a la pusilanimidad e irresolución, al chicaneo constante que lo caracteriza y actualizar sus contenidos programáticos y acciones concretas separándose del monotemático discurso de la hegemonía mediática, los relatos construidos y las teorizaciones violeteras de Joaquín Morales Solá, Mariano Grondona, Carlos Pagni y el coro de fantasmas, quienes, recurrentemente, inspirados en trasnochadas interpretaciones de la historia que, en vez de leer el presente y sus singularidades, se aferran a un pasado que, irremisiblemente, ya pasó, como es el de las dos guerras mundiales y el de la guerra fría, repiten y reiteran hasta el hartazgo sus teorías conspirativas, psicológicas y dedicadas más a sus narcisismos eruditos e intelectuales y a sus intereses inconfesables que a la realidad. Esta que ellos registran y les parece tan confusa e indefinida se virtualiza, casi holográficamente, con una proyección de sus prejuicios, miedos e intereses de clase, por eso no alcanzan a descifrarla, se les convierte en un galimatías de jeroglíficos e ideografías que no dominan, jamás han aprendido y no podrían ya entender porque las claves para poder hacerlo están en las experiencias de vida que no tuvieron y no en los libros. También, por supuesto, residen en una toma de conciencia moral que ellos jamás tampoco han siquiera ensayado. Así el crecimiento de la participación en la política y el poder de los sindicatos con sus dirigentes a la cabeza, como Hugo Moyano, los aterroriza, les quita el sueño y la tranquilidad. En verdad los desbalancea porque para ellos los únicos factores de poder que cuentan con derecho a intervenir en todo son los dirigentes de la desparecida mesa de enlace, del campo, los empresarios, los bancos y sectores de las finanzas, y la clase medida idiotizada por su discurso, jamás los trabajadores y el movimiento obrero concientizado y organizado. Les parece que las aerolíneas y los ferrocarriles sucumben en manos de ese poder. Piensan el tema como si el proceso de privatización y tercerización a ultranza en la producción de bienes y servicios no se hubiera iniciado, programado y crecido, para finalmente ocupar un gran espectro del sector, en base a la ideología neoliberal gestada por Martinez de Hoz, continuada por Menen, Cavallo, De la Rúa, Duhalde y todos sus adláteres. Ahora se sienten amenazados, ven la corrupción por todos lados, pero ellos han colaborado y aplaudido a sus autores intelectuales y a sus gestores materiales. Antes fueron capaces de aliarse a los genocidas para mantener sus privilegios y prebendas, como hizo el grupo Clarín con Magnetto a la cabeza y se seguirían uniendo al mismo diablo para defenderlos, porque son incapaces de decisiones morales y sólo hábiles para las opciones materiales que les permitan continuar usufructuando sus posiciones de poder y privilegio. Entre ellos ha campeado y campea una radicalizada aptitud para acomodarse, han sido irresolutos, pusilánimes, cobardes en suma. Fueron cómplices del más horroroso genocidio que conoce la historia del país, exterminando a 30.000 seres humanos, la gran mayoría jóvenes, pasándose la Constitución, las leyes y el Estado de Derecho, es decir, la República Democrática, por donde no les pega el sol y hoy, Mariano Grondona, se siente autorizado a evocar la República de Weimar y la capitalización de la humillación alemana que hizo Hitler, con la Democracia actual y la gestión de Néstor Kirchner, como si esas dos realidades tuvieran algo que ver, como si hubiera entre ellas alguna unión de sentido. Tiene el tupé de comparar a la Cámpora y los jóvenes que la conforman y simpatizan con los postulados y realizaciones de este Gobierno que ellos jamás tuvieron el coraje, ni lo tendrían, de llevar adelante, con las juventudes hitlerianas, cuando es bien sabido que los discursos del fuhrer llevaban al exterminio a través del endurecimiento de los corazones y las mentes destinatarios de esas arengas y carnes de cañón, en cambio la prédica de Kirchner transmitió y transmite esperanzas de paz y de vida con realizaciones concretas en el día a día para levantar de su postergación a esos chicos y chicas que hoy lo lloran. Que se tranquilicen Morales Solá y Carlos Pagni el panorama seguirá siendo tormentoso, cada vez más oscuro y negro, para ellos y para quienes piensan y actúan como ellos, pero, entiéndase, no porque se vaya a materializar o descargar sobre sus cabezas venganza alguna sino porque para la gran mayoría del pueblo que viviremos el mediodía ellos dejarán de ser visibles y, menos todavía, significativos.-

domingo, 7 de noviembre de 2010

Aquí me busca solamente el río (Soneto)

Aquí me busca solamente el río
La huella digital de la mañana
Aquí la seca arena y el rocío
Y la luz y la sombra soberana

Hunde su gloria el cielo y el hastío
Pudre sus flores de memoria urbana
Aquí me encuentro con el sol, confío
Que hablaré con el ángel que me gana

Y abriré una región de desvarío
O quizás de memoria sobrehumana.
De nuevo cae la sombra en el estío

La luz funde calor y resolana
Contra la arena, fulge en el vacío
Y en el silencio tañe una campana

(IV. Death by water ) LA MUERTE POR AGUA.- (Continua la trad. de Eliot)

Flebas, el fenicio, a quince días de muerto,
olvidó el grito de las gaviotas, la profunda hinchazón del mar
y las pérdidas y ganancias.
Una corriente bajo el mar recogió sus huesos en susurros.
Como una rosa en su caída
pasó los escenarios de su edad y juventud
entrando en el remolino
gentil o judio.
¡Oh tú, que giras la rueda y miras a barlovento,
considerad a Flebas que una vez fue buen mozo y alto como tú!

(V.- What the thunder said) LO QUE DIJO EL TRUENO.-

Después de las antorchas rojas sobre los rostros sudorosos.
Después del helado silencio en los jardines.
Después de la agonía en los lugares pedregosos,
los gritos y los llantos,
de la prisión y el lugar donde reverbera el trueno en primavera,
sobre montañas distantes,
el que estaba vivo ahora está muerto,
nosotros que estábamos vivos ahora estamos muertos,
con escasa paciencia.

Aquí no hay agua, sólo roca.
Roca y no agua y la carretera arenosa.
La carretera ventosa arriba entre las montañas.
Las que son de roca sin agua.
Si hubiera agua nos detendríamos y beberíamos.
Entre las rocas uno no puede detenerse y beber.
El sudor es seco y los pies están en la arena.
Si sólo hubiera agua entre las rocas.
La boca muerta de cariados dientes de la montaña no la puede escupir.
Aquí uno no puede detenerse a descansar ni sentarse.
No hay siquiera silencio en las montañas.
Sólo el seco, estéril, trueno sin lluvia.
No hay siquiera soledad en las montañas.
Pero hoscos y rojos rostros se burlan y gruñen
Desde puertas de escandalosas casas.
Si hubiera agua
Y no roca
Si hubiera roca
Y también agua
Y agua
Una primavera
Un charco entre la roca
Si hubiera el sonido de agua solamente
No la cigarra
Y la hierba seca cantando
Sino un sonido de agua sobre todo en la roca
Donde ermitañas verdades cantan en los pinares
Gotean gota gotean gota gota gota gota
Pero no hay agua

¿Quién es ese tercero que camina siempre detrás de ti?
Cuando cuento estamos sólo tú y yo juntos
Pero cuando miro hacia atrás el blanco camino
Siempre hay otro caminando detrás de ti
Deslizándose encubierto en una manta marrón, encapuchado
No se si es un hombre o una mujer
¿Pero quién es ese al costado de ti?

¿Qué es ese sonido alto en el aire?
Murmullo o lamentación maternal
Quiénes son esas hordas de encapuchados pululando
Sobre interminables planos, tropezando en la tierra resquebrajada
Sólo anillada por el llano horizonte
Qué es la ciudad sobre las montañas
Chasqueadas y reformadas y reventadas en el aire violeta
Torres caídas
Jerusalén Atenas Alejandría
Viena Londres
Irreal

Una mujer tiraba su largo cabello negro apretándoselo
Y violineaba susurrante música en esas cuerdas
Y bateaba con caras de bebe en la luz violeta
Silbaba y martillaba sus alas
Y arrastraba su cabeza bajo el borde bajo la ennegrecida pared
Y en el aire al revés estaban las torres
Tañían evocativas campanas que guardaban las horas
Y cantaban las voces fuera de cisternas vacías y pozos exhaustos

En ese caído hoyo entre las montañas
En la borrosa luz de luna la hierba está cantando
Sobre derribadas tumbas, alrededor de la capilla
Allí está la capilla vacía, sólo es hogar del viento
No tiene ventanas y la puerta oscila
Secos huesos pueden dañarse, no uno
Sólo un gallo parado sobre el techo de árboles
Gorgoreó, gorgoreó, rebotó, gorgoreó, gorgoreó, rebotó
En un destello de luminosidad, de pronto, una húmeda ráfaga,
nos trajo la lluvia.

Ganga fue hundida y las blandas hojas
aguardaban la lluvia, mientras las negras nubes
acumulaban lejanas distancias sobre Himavant
La jungla encogida se encorvaba en silencio.
Entonces habló el trueno
D A
Datta: ¿Qué hemos dado nosotros?
Mi amigo, sangre estremeciendo mi corazón
El horrible atrevimiento de los momentos de rendición
Como una edad de la prudencia que nunca puede regresar
Pero por esto, por esto solamente, hemos existido
quienes no encontramos en nuestros obituarios
o en memorias decoradas por la benefactora araña
o bajo sellos rotos por el ínclito procurador
en nuestros cuartos vacíos.
D A.
Dayadhvam: He oído la llave
Girando en la puerta una vez y sólo una vez
Pensamos en la llave, cada uno en su prisión
Considerando que cada llave confirma una prisión
Solamente en la caída noche, rumores etéreos
Reviven por un momento un quebrado Coriolano
D. A
Damyata: El bote respondió
Gallardamente, con la experta mano en vela y remo
El mar estaba calmo, tu corazón habría contestado
Gallardamente, cuando invitabas, golpeándote obediente,
en controladoras manos
Me senté sobre la orilla
Pescando, con la árida llanura detrás de mi
¿Pondré minimamente mis tierras en orden?

El puente de Londres cae hacia abajo, cae hacia abajo, cae hacia abajo

Poi sàscose nel foco che gli afina
Quando fiam ceu chelidon – Oh golondrina golondrina
Le prince d`Aquitaine à la tour abolie
Estos fragmentos he escorado contra mis ruinas
Por qué entonces ella te sirve. La loca de Hyeronimo nuevamente
Datta. Dayadhvam. Damyata.

Shantih shantih shantih

sábado, 6 de noviembre de 2010

Ese encontrarse súbito de cuerpos

Ese encontrarse súbito de cuerpos
en la intensa y silente madrugada.
Ese ardor de las pieles seduciéndose
en un duelo de bocas y de cierzos
y lenguas como algas y miradas

¡Nada!

Sólo el viento que raspa los silencios,
Un clamor, una voz o carcajada.
El viento a veces ríe, a veces habla
con una voz humana.

Hoy no quiero encontrarla.
Me seducen
las penas y los trenes que se marchan.

Siento amor y respeto,
y a la vez
ganas un poco sucias
de mirarla en secreto;
unos turbios deseos de encenderla
como manos de fuego como labios
hechos de soledad y a pura sangre.

Este encontrarse súbito de cuerpos
Arde en la sombra, repta, se contagia
Afuera el aire ruge, se levanta,
Es follaje, horizonte, madrugada.
Las bocas son los ojos
Nuestros cielos comulgan

Nada nada.

martes, 2 de noviembre de 2010

III.- El sermón de fuego (Continua la trad. de Eliot)

La barranca del río está rota. Los últimos dedos de las hojas
se aferran y se hunden en la orilla húmeda. El viento,
cruza la tierra parda, inaudible.Las ninfas son difuntas.
Dulce Támesis, corre suavemente hasta que finalice mi canto.
El río no lleva botellas vacías, envoltorios de sandwiches,
pañuelos de seda, cajas de cartón, colillas de cigarrillos
u otros testimonios de noches veraniegas. Las ninfas son difuntas.
Y sus amigos, los callejeadores herederos de los directores de la ciudad,
fallecidos sin haber dejado domicilios,
se sentaron y se lamentaban bajo las aguas del Leman.
Dulce Támesis, corre suavemente hasta que finalice mi canto.
Dulce Támesis, corre suavemente hasta que finalice mi canto.
Pero, a mis espaldas, en una fría detonación, oigo
el traquetear de los huesos y la risa extendida de oreja a oreja.

Una rata se coló suavemente a través de la vegetación
arrastrando su viscoso vientre en la orilla
mientras estaba pescando en el lento canal
en el atardecer invernal rondó tras la casilla del gas.
Reflexionaba sobre el Rey y el naufragio de mi hermano
Y sobre el Rey, mi padre muerto ante él.
Cuerpos blancos, desnudos, sobre la baja y húmeda tierra
Y huesos contenidos en un pequeño, lento, seco, desván,
agitándose sólo bajo el pie de la rata, año tras año.
Pero, a mis espaldas, de tiempo en tiempo, oigo
el sonido de hornos y motores, los cuales me llevarán
dulcemente a Mrs. Porter en la primavera.
¡Oh, la luna destellaba, brillaba sobre Mrs. Porter
y sobre su hija!
Ellas se lavaban los pies en el agua de soda.
Et, O ces voix d`enfants, chantant dans la coupole!
Tuit tuit tuit
Jug jug jug jug jug jug
Que bruscamente forzada
Tereu

Ciudad irreal.
Bajo la niebla marrón de un mediodía de invierno
Mr. Eugénides, el mercader de Esmirna.
Sin afeitar, con un bolsillo lleno de grosellas,
C.I.F. Londre, documentos a la vista.
me invitó, en francés demótico,
a almorzar al Cannon Street Hotel
seguido por un fin de semana en el Metropol.

A la hora violeta, cuando volvemos hacia arriba
los ojos y la espalda desde los escritorios;
cuando el motor humano espera como un taxi palpitante que esperara.
Yo, Tiresias, aunque ciego, palpito entre dos vidas;
hombre viejo de arrugados y femeninos pechos, puedo ver.
A la hora violeta,la hora de la tarde en que se emprende
el regreso hacia casa; que trae al marinero al hogar desde el mar.
El hogar del mecanógrafo a la hora del te, borrado su almuerzo,
encendida su estufa, expuesto su alimento en latas
fuera de la ventana, peligrosamente asomada.
Sus secas combinaciones tocadas por los últimos rayos del sol.
Sobre el diván están amontonadas (por la noche en su cama)
medias, zapatillas, camisolas y sostenes.
Yo, Tiresias, anciano con arrugadas tetas,
percibía la escena y predije el resto
y aguardé demasiado al huesped esperado.
El, el joven carbuncular, llega.
Agente, empleado de una casa pequeña, con mirada audaz;
uno de los pocos sobre quienes se aseguran los montos
como un sombrero de seda sobre un millonario de Bradford
Ahora es el momento propicio, como él adivina.
La comida está terminada. Ella está aburrida y cansada.
Se esfuerza para compremeterla con caricias
que son rechazadas y hasta indeseadas.
Fluído y decidido él entonces la asalta.
Sus exploradoras manos la encuentran sin defensa.
Su vanidad no requiere respuestas
y hace una bienvenida de su indiferencia.
Y Yo, Tiresias, que he sufrido todo
y he publicado sobre ese mismo diván o cama,
habiéndome sentado por Tebas bajo el muro
y caminado entre lo más bajo de la muerte,
confiérole el último, condescendiente beso
y le facilito el camino encontrándole los peldaños sin luz.

Ella se vuelve y se mira un momento en el vidrio,
apenas consciente de su amante difunto.
Por su cerebro pasa, a medias formado, un pensamiento.
"Bien, ya está hecho, y me alegró que terminara"
Cuando la encantadora mujer detiene la locura
y se pasa a su cuarto nuevamente, solitaria,
suaviza su pelo con automática mano
y pone un disco en el gramófono.
"Esta música se arrastraba por mí bajo las aguas
y a lo largo de a playa hasta "Queen Victory Street""
¡Oh, Ciudad, ciudad! A veces puedo oír,
junto a una barra en la calle baja del Támesis,
la placentera queja de una mandolina
y un estrépito y una charla desde su interior
donde los pescadores vagan por la medianoche,
donde las paredes son las asideras del magno martir.
Inexplicable esplendor del jónico blanco y oro.

El río suda.
Petroleo y alquitrán.
La deriva de las barcazas
con la marea vuelve.
Velas rojas
se extienden
a sotavento, nadan sobre los pesados mástiles,
lavan las gabarras,
navegan a la deriva,
bajo el alcance de Greenwich,
pasando la isla de los perros.

Weialala leia
Wallala leia la la.

Elizabeth y Leicester
golpeaban los remos
formándole a la popa
un cascarón dorado,
rojo y oro.
El ánimo elegante
ondeaba ambas orillas.
El viento sudoeste
llevaba hacia abajo, derramándolo,
el repique de las campanas
de las torres blancas.

Weialala leia
Wallala leialala.

Tranvías y árboles polvorientos.
Highbury taladrándome. Richmond y Kew
deshaciéndome. Por Richmond atacó mis rodillas.
Supina sobre el piso de la estrecha canoa,
mis pies hacia el Portal de los moros, y mi corazón
bajo mis pies. Después del hecho
lloró, prometió un nuevo comienzo.
No hice comentarios ¿De qué me ofendería?
En las arenas de Margate
pude conectar
nada con nada.
Rotas las uñas de las manos sucias.
Mi humilde pueblo, pueblo que espera
Nada
La la
A Cartago entonces volví

Ardiendo ardiendo ardiendo ardiendo
¡Oh, Señor, tú, anímame!
¡Oh, Señor, tú animas!

sábado, 30 de octubre de 2010

Elegía a Néstor Carlos Kirchner (In memorian)

Nada sacude y quita tanta muerte
como pensar, ¡Gran flaco!, en tu candor,
una inocencia que ha llegado lejos
revestida con recias armaduras,
hoy púas y dolor,
a protegernos de óxidos añejos
de nuestra advenediza condición.
Quiero sufrir frugal y tercamente
por la partida de tu corazón,
por el irse fugaz de tu alta vida,
de tu titánica pasión.
Hoy ha llegado un viento patagónico
y sacude tu adiós.
Más no se trata de un suspiro agónico
Quizá el amor produzca tanto Dios
o tu ausencia gigante lo gestione,
o sólo llore un raudo bandoneón
o la tristeza misma se emocione

¿Qué se yo?

Pero quedó una estela de ternura,
en páramos de agraz desilusión.
Ya nadie sigue igual, nadie se cura
de tu ausencia por siempre y su funéreo son
Queremos mejorarnos bebiéndonos el vino
de los hipócritas que a nada llevan
y trataron de alzarse tu destino
como aves de rapiña que se ceban
no sólo en tus destellos
también en el escaso pan del pobre,
en su menudo amor,
el que pródigos cambian entre ellos,
como menudo cobre,
para suplir lo huérfanos que son,
y así paliar la sucia indiferencia
de los que mercan mas con su dolor.

Adiós flaco, adiós Lupo, adiós candor.
Nos dejaste un temblor en cada mano.
Por cada rictus de odio, un sonreír mundano,
un ancho de baraja y una espada de flor,
en el vicioso juego cultivada,
para ganarle en trucos al mismísimo horror.


Jamás, las risotadas, las manazas,
olvidaremos. ¡Tanto Sur en vos,
tanta luz emanada de tu encanto
y de tu desprolija proporción!
Humanidad, altivez y señorío
en desgarbados pasos y disfónica voz.

Queremos para siempre prometerte
no abandonar jamás tu corazón,
su legendario pulso, aquilatado,
por tu limpia, solar, revelación,
la de que un día una argentina nueva
pueda erigirse dueña y compañera
de lo mejor que puede dar lo humano
de lo posible sólo por amor

viernes, 29 de octubre de 2010

OPINÓLOGOS FUNDAMENTALISTAS.-

Son, como dijera Antonio Machado, “de espíritu burlón y de alma quieta”, como quienes jamás han pisado una cancha de fútbol pero son capaces de enmendar al mismo Maradona. Hoy, como ejemplo, pongo a Santiago Kovadlof y su artículo sobre la muerte de Néstor Kirchner publicado en el diario “La Nación” el día siguiente al del infausto acontecimiento. En sus primeras líneas,¡Oh sorpresa!, deplora el deceso, pero en seguida nos espabilamos. No porque se haya ido un gran hombre, un excelso estadista, un valiente republicano, el gran abogado del pueblo como yo considero que ha sido, sino porque, en opinión del columnista no ha dejado un heredero político sino únicamente división. Según esta óptica todo lo que ha hecho estuvo inspirado en la omnipotencia. No fue valiente, sino osado e inconsciente. No fue solidario sino egocéntrico. Lo suyo no fue lucha sino desenfreno. No hubo entrega de su parte, sólo ambición, etcétera.-
El opinólogo fundamentalista, procede como un pastor, gurú, sacerdote o gran brujo de una religión. No nos da razones o argumentos que se contrapongan y cuestionen el populismo político desarrollado a favor del pueblo que provengan por ejemplo de una visión neoliberal, socialista, marxista o lo que sea que considere plausible el opinante.
Nos descerraja como una verdad revelada lo ominoso de la gestión kirchnerista. No discute, polemiza o dialoga, aunque sea imaginariamente,con los fundamentos que inspiraron las decisiones, obras y realizaciones de Néstor Kirchner sino que se coloca por encima de él, apostrofándolo, denigrándolo, anulándolo o intentándolo al menos,
con un discurso cerril que no admite réplicas porque lejos de argumentar repite,como en una letanía, consideraciones acerca de la psicología del hombre que denosta. A partir de allí pontifica como un verdadero profeta sobre la posible o probable suerte futura del pueblo argentino ¿Cómo puede ser que un hombre ilustrado, que tuvo tiempo y dinero para estudiar, que con la oportunidad que le dio la vida se formó en los mejores claustros accediendo al conocimiento, opine como un fanático o un troglodita? ¿Cómo puede haber un fundamentalista ilustrado? Cualquiera puede suponer que para ser alguien en la historia política, para alumbrar cambios y transformaciones en las estructuras, para manejar el dificilísimo arte de lo posible que es la política, cruzada por fuerzas e intereses sectoriales y corrientes de poder y conseguir algo, por pequeño que sea, hay que ser algo así como un titán.- Cualquiera también puede darse cuenta, aunque sepa quiénes fueron y qué pensaban los que pertenecieron a las escuelas filosóficas de los cínicos, los hedonistas, los epicureístas, spencerianos, o los partidarios en general del no hacer, aquéllos escépticos de la acción o la palabra, que, en política, estas posturas del pensamiento especulativo que descreen del progreso o de su misma posibilidad no tienen cabida. Que mas que juzgar a los hombres que hacen, que se juegan, tratando de realizar ideales para los otros, más todavía que para sí mismos, que como Moreno, Castelli, Monteagudo, San Martín, Perón, Juan Domingo y Eva, entregan su vida para la realización de una causa común, habría que ayudarlos, ponerles el hombro, estar junto a ellos. El inmovilismo “de espíritu burlón y de alma quieta” llevó a que hubiera treinta mil torturados, muertos y desaparecidos. Llevó a que los políticos acomodaticios, timoratos, pusilánimes de siempre, a que los que profesan el Manualde zonceras argentinas, a que los tilingos, cipayos, tirifilos, mequetrefes que cunden por todos los rincones de la historia argentina, metiendo su baza de estúpidos, de intelectuales de opereta, de calientasillas y tinterillos, inclinaran siempre su cerviz de lacayos burgueses ante los poderosos. Ante el FMI y el Banco Mundial, ante el Club de París y la Sociedad Rural, ante el Grupo Clarín, ante los honorables gobiernos europeos y de los Estados Unidos de América. ¿Dónde, en qué lugar ponen sus ojos y sus cerebros, presuntivamente de intelectuales académicos,Santiago Kovadloff, Mariano Grondona, Joaquín Morales Solá y, en fin, otros, sino los ponen en la tristeza, el hambre, la marginación de cientos de miles de compatriotas? ¿Acaso no creen en la acción política, en que resulte posible mejorar la condición humana? Nuestros intelectuales son fundamentalistas del nihilismo, desgraciadamente.-

jueves, 28 de octubre de 2010

NÉSTOR CARLOS KIRCHNER, LUTO POR EL INSIGNE ABOGADO DE LA REPÚBLICA.-

Mi corazón está de luto, junto al de todos los argentinos que hoy y para siempre lamentamos y sentiremos la falta de este hombre preclaro, abogado de la república en el antiguo sentido que tiene la palabra de “cosa pública”, asuntos de todos, del pueblo, de la gente desamparada, que él defendió haciéndoles frente sin eufemismos, con frontalidad, autoridad y valentía, como nunca antes en la historia del país, a los más poderosos de adentro y de afuera. Recordaba el Presidente de Venezuela, Hugo Chavez Frías, que solos los dos, cuando ya Lula se había retirado, antes de que Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia hubieran accedido a las primeras magistraturas, enfrentaron a George Bush quien unido a los entonces líderes políticos de Canada y México quisieron imponer el ALCA en América Latina, y los vencieron. Fue también Néstor Kirchner quien enfrentó al FMI pagándoles íntegramente el saldo de capital de deuda externa; quien se atrevió asimismo ante los acreedores tenedores de la mayor proporción de títulos de deuda pública externa a plantear un rescate o canje por sólo la cuarta parte de su valor, sacando así a la Argentina del default y también de la pesada vigilancia y sumisión a las directivas del FMI y el Banco Mundial. Se plantó ante las fuerzas armadas y le ordenó a Roberto Bendini, entonces comandante del estado mayor conjunto, como comandante en Jefe Supremo de todas ellas, descolgar los retratos de los genocidas Jorge Rafael Videla y Reinaldo Bignone de la galería de la ESMA. Con igual autoridad convocó al entonces Presidente de la Cámara baja, Ricardo Falú para que se organizara el juicio político a los integrantes de la Corte Suprema menemista, la que después conformó, concursándolos y exponiéndolos a la observación pública a los nuevos ministros, juristas que, en ningún caso, le fueron ni le serían adictos, dándole así indiscutible calidad institucional por su cima al Poder Judicial de la Nación. Néstor enfrentó también al monopolio mediático del grupo Clarín con el poderoso Héctor Magnetto a la cabeza. Le quitó el monopolio de explotación del fútbol a esa poderosa corporación y lo restituyó gratis para todos. Alentó y apoyó todos los grandes logros de Cristina en su brillante gestión.
Ayer ha muerto y, como recordara José Pablo Feimman, hasta de Perón se singularizó después de su partida ya que éste último dejó tras de sí a una mujer inepta para el cargo y a un criminal como José López Rega, en cambio él nos deja un cuadro brillante para proseguir con su modelo transformador. ¡Salud Nestor Kirchner, brillante abogado y, junto a su esposa, Cristina Fernández, los dos más grandes mandatarios de la República Argentina, junto a Juan Domingo Perón y Eva Duarte de Perón! ¡Cristina, fe y valor, te acompañaremos hasta la victoria siempre!

martes, 26 de octubre de 2010

Continua la traducción de Eliot (II. "A game of chess") Un juego de ajedrez

La silla en la que ella se sentaba,
como bruñido trono, donde el cristal,
sostenido por estandartes forjados con frutos de vides,
desde los cuales espiaba un cupido de oro
y otro escondía sus ojos detrás de su ala,
duplicaba las llamas de los candelabros de siete brazos,
reflejaba la luz sobre la mesa
y el brillo rosaceo de sus joyas, ubicuo,
desde satinadas fundas se derramaba en rica profusión.
En frascos de marfil y coloreados cristales
desbordaban, acechaban, sus extraños perfumes sintéticos.
Ungüentos, polvos, líquidos, que perturbaban, confundían
y ahogaban el sentido con sus olores y provocaban en el aire,
refrescado desde la ventana, estas emanaciones
que engordaban las prolongadas llamas de las velas,
lanzaban fumatas contra los laqueados
y agitaban los diseños de los artesonados.
Enorme mar. Madera alimentada con cobre.
Verdes y naranjas quemándose, enmarcados por la coloreada piedra,
y, en una triste luz, un delfín tallado que nadaba.
Encima del mantel antigüo estaba exhibiéndose,
como a través de una ventana abierta a la escena selvática,
el trueque de Philomel por el Rey bárbaro.
Aunque rudamente forzado, aún allí el ruiseñor
cundía en todo el desierto con inviolable voz
Y aún ella lloraba, y aún el mundo persiste.
"Jug, jug" a oídos sucios
y a otros marchitos cabos del tiempo
fueron los dichos sobre las paredes; estrellando formas.
Se apoyaba, inclinado, silenciaba el cuarto clausurado.
Pasos se ordenaban en la escalera
Bajo la luz de fuego, bajo el cepillo, su pelo
se vaporizaba en fieros puntos,
resplandecía en palabras,
algo que hasta entonces ocurriría salvajemente.

"Mis nervios están mal esta noche. Sí, mal. Quédate conmigo"
"Háblame ¿Por qué nunca me hablas? Habla"
"¿Qué estás pensando? ¿Pensando qué? ¿Qué?
"Nunca se qué estás pensando ¡Pensar!"

Pienso que estamos en el callejón de las ratas
donde los hombres muertos perdieron sus huesos.

"¿Qué es ese ruido?"

El viento bajo la puerta.

"¿Qué es ese ruido ahora? ¿Qué está haciendo el viento?

Nada nuevamente nada.
Hacer.

"¿Tu nada sabes? ¿Tu nada ves? ¿Tu nada recuerdas?

Yo recuerdo.
Estas son las perlas que fueron sus ojos.

"¿Tu estás vivo, o no? ¿Nada hay en tu cabeza?"

Pero
O O O O. Ese rag shakesperiano,
es tan elegante,
tan inteligente.
¿Qué haré ahora? ¿Qué haré?
Me precipitaré como soy y caminaré la calle,
con mi pelo hacia abajo, pues ¿Qué haremos mañana?
¿Qué haremos nunca?

El agua caliente a las diez.
Y si llueve el automóvil cerrado a las cuatro
y jugaremos un juego de ajedrez.
Apretaremos los ojos parpadeantes y esperaremos un golpe tras la puerta.

Cuando el marido de Lily consiguió desinmovilizarse, dije:
- mis palabras no hicieron rodeos -, a ella le dije por mí mismo:

Levántate, por favor, ya es hora.

Y ahora que el regreso de Albert hizo que te pusieras un poco elegante,
él querrá saber qué haces con el dinero que te dió
para que le muestres algunos de tus dientes. Él lo hizo, estuve allí.
Tu los sacaste todos afuera, Lily,y tienes un simpático conjunto.
Él dijo, lo juro, "no puedo soportar mirarte"
Y yo no puedo más - dije - y pienso en el pobre Albert.
El pobre ha estado en el ejército cuatro años y quiere un buen momento
y si tu no se lo das habrá otras que lo harán - le dije.
¡Oh, es éso! - dijo ella -. Algo de eso - dije.
Entonces sabrá a quién agradecer - dijo ella - y me golpeó con una recta mirada.

Levántate, por favor, ya es hora.

Si no te gusta lo que puedes obtener con él, dije,
otras podrán elegir y escoger, si tu no puedes.
Pero si Albert lo hace no será por falta de revelaciones.
Tu deberías estar avergonzada - dije - de lucir tan antigüa
(Ella tiene sólo treinta y dos)
No puedo ayudarlo - dijo ella - y puso cara larga.
Tomé las píldoras de ellos - dijo - las llevé
(Ella tenía alrededor de cinco cuando tempranamente murió el joven Jorge)
El químico dijo que estaría todo muy bien,
pero yo nunca después he sido el mismo.

Eres propiamente una tonta - dije -
Bueno, si Albert no quiso vivir contigo solo, es así - dije
¿Para qué casarte si no quieres hijos?
Levántate, por favor, ya es hora.

Buenos noches Bill. Buenas noches Lou. Buenas noches May. Buenas noches.
Ta ta. Buenas noches. Buenas noches.
Buenas noches, damas. Buenas noches, dulces damas, buenas noches, buenas noches.

domingo, 24 de octubre de 2010

Continuación de "The waste land" en traducción de A.Blanco

Ciudad irreal.
Bajo la niebla marrón de un atardecer de invierno
una multitud fluía bajo el puente de Londres, tantos,
no había pensado que la muerte hubiera deshecho a tantos.
Suspiros, cortos y frecuentes, eran exhalados
y cada hombre fijaba sus ojos delante de sus pies.
Fluían arriba y abajo de la calle del Rey Guillermo
hasta donde Santa María de los Desamparados daba la hora
con un sonido muerto en el último trazo de las nueve.
Allí vi uno, allí supe y lo detuve. "Llorando, Stetson.
Tu que estabas conmigo en los buques, en Milas.
Ese cadáver que plantaste el año pasado en tu jardín
¿Ha comenzado a brotar? ¿Florecerá este año?
¿O la helada repentina ha perturbado su cama?
Mantiene al perro lejos de ahí, ese amigo del hombre,
o con sus uñas él lo desenterrará nuevamente.
"¡Oh tú, hipócrita lector, mi semejante, mi amigo"

Traducción de "The waste land" de T.S. Eliot por Amílcar Blanco

Tierra baldía.-

Abril es el mes mas cruel, cria
lilas fuera de la tierra muerta, mezcla
memoria y deseo, agita
oscuras raíces con lluvia primaveral.
El invierno nos mantuvo calientes, cubrió
tierra con olvidadiza nieve, alimentando
un poco de vida con tubérculos secos.
El verano, nos sorprendió, cuando regresábamos
bajo el Starbergersee,con una ducha de lluvia,
y nos detuvo en la columnata.
Seguimos bajo la luz solar, hasta el Hofgarten,
bebimos café y hablamos durante una hora.
Bin gar keine Russin, stamm `aus litanen, echt deutsch.
Y cuando éramos niños, alojándonos en lo del archiduque,
mi primo me tomó afuera, sobre un trineo,
estaba asustada. Me dijo:
"Marie, sujétate, apriétame", y hacia abajo nos fuimos.
En las montañas, allí te sientes libre.
Leo gran parte de la noche y voy al sur en invierno.
¿Cuáles son las raíces que se agarran, qué ramas crecen
fuera de esta basura pedregosa? Hijo de hombre,
tu no puedes decir o adivinar, por conocer sólo ésto,
un montón de imágenes rotas, dónde late el sol
y el árbol muerto no da refugio, ni alivio el grillo
y la piedra seca ningún sonido de agua. Solamente
hay sombra bajo la roca roja.
Ven bajo la sombra de ésta roca roja
y te mostraré algo diferente desde ella:
tu sombra en la mañana, zanqueando detrás de ti
o tu sombra en el anochecer alzándose a tu encuentro.
Te mostraré el miedo en un puñado de polvo.
Frisch weht der wind
Der heimat zu.
Mein Irisch Kind.
wo weislest du?

Tu me diste los primeros jacintos hace un año.
Me llamaban la niña Jacinto.
Entonces, cuando regresamos del jardín de los jacintos,
tus brazos llenos, tu pelo húmedo, no pude hablar,
me fallaron los ojos, no estaba viva ni muerta,
y no supe nada,
buscando en el corazón de la luz el silencio.
"Od `und leer das Meer"
Madama Sosostris, famosa clarividente,
tuvo un mal resfriado, sin embargo
es conocida por ser la más sabia de Europa
con un inicuo mazo de barajas. Aquí, dijo ella,
está tu baraja, el marinero fenicio ahogado.
Estas que son perlas fueron sus ojos, mira.
Aquí está Belladonna, la dama de las rocas,
la dama de las situaciones.
Aquí está el hombre con tres bastones. Aquí está la rueda.
Y aquí el mercader tuerto, y en ésta baraja,
que está en blanco, hay algo que él carga sobre su espalda
que estoy proscripta para ver.No encuentro
al hombre ahogado, teme ser ahogado por el agua.
Veo multitudes de gente caminando en anillo.
Gracias, si ves a la querida señora Equitativa
dile que yo misma le llevaré el horóscopo.
Una debe ser cuidadosa en estos días.

jueves, 21 de octubre de 2010

El filtro mágico de un sofista

Si en los discursos referidos a la actualidad política – dudoso momento de un tiempo suspendido entre el pasado inmediato y el futuro inminente y acucioso- en la que, en descomunal lucha agonal, con vistas a la muy próxima elección presidencial del año próximo, pelean los probables protagonistas para obtener la primera magistratura, se pudiera fabricar un veneno, un filtro, algo así como aquéllos brebajes con los que soñara don Quijote para transformar sus alucinadas percepciones, sin duda el principal mago o alquimista, el que más ambiciosos y espectaculares resultados se prometería a sí mismo con su industria de escribidor, retórico, el gran sofista, sería Joaquín Morales Solá. Sobre todo si el líquido producto de su industria estuviese destinado a seducir a un suculento candidato para la derecha como sería Scioli, porque en el caso de Cobos su imagen de Judas Iscariote sería muy difícil de levantar.- Desde el título de su artículo del pasado domingo 17 del corriente en La Nación “El secreto encanto de la traición” destila sus precipitados y ponzoñosos componentes, revestidos de edulcoradas y melifluas alusiones a Scioli; de ácidos enervantes para Cobos y corrosivos y urentes para la pareja gobernante. El componente dulce es el tono laudatorio, elogioso, para referirse por igual a Cobos y a Scioli afirmando que ellos, “expertos en flotar en la marea de la vacilación” “saben urdir secretos embelecos” que cuentan con la aprobación social. Otro componente de ese alambicado licor sería la victimización de ambos que, según el articulista, “condenados – como estarían – “al silencio en medio de una política estridente y muchas veces escandalosa (ácido urente para los Kirchner). Sólo la acción o el gesto les (estarían) permitidos en el angosto desfiladero que les tocó”
Si uno descompone este discurso en sus elementos más simples, como si se tratara de un precipitado químico, para comprobar sus grados de verdad, lo primero que habría que evaluar sería que el escenario en el que el articulista los coloca es falso o, por lo menos, armado . En efecto, no hay, no existe tal marea de vacilación, ni tampoco una política estridente y escandalosa y, si esos fenómenos son percibidos por él es porque está inmerso en el mundillo de quienes la generan, que no son por supuesto los ocupantes de la quinta de Olivos. Por un lado los Kirchner saben muy bien lo que quieren, también lo sabemos quienes compartimos su proyecto. Y, por el otro, los conmovidos por ese tembladeral de envidias, enconos, rencores y ambiciones, quienes practican una política estridente y escandalosa y no tienen ideas para promover el futuro, es decir, los opositores, sólo animados por intereses sectoriales, son los que flotan en esa marea de vacilación. Pero, en sus flujos encontrados, no hay expertos, hay sólo náufragos y sobrevivientes. Hombres y mujeres públicos que nadan desesperadamente tratando de encontrar su madero para no ahogarse definitivamente en las inconsecuencias y anacronismos que ellos mismos han generado a partir de una aquiescencia malsana con lo peor de un pasado del que no han sabido cómo o no han querido o podido despegar. Si los Kirchner algo tuvieran que ver en la gestación de ese marasmo nunca veces visto en la historia política argentina, sus participaciones serían las que las extensiones de tierra firme ofrecen, por su solidez, a quienes flotan sacudidos por la tormenta, para vislumbrar o depositar en ellos las esperanzas, necesidades y deseos de una sociedad exhausta por haber sufrido tantos desencuentros al cabo de las últimas décadas; vicisitudes creadas por esa conducción que no se merecen y que difícilmente premien con sus votos. No hay heroicidades posibles entre los integrantes de una actual oposición que antes tuvo la oportunidad de ser conducción y fracasó. Debería haber, eso sí, por parte de los integrantes de esa otrora plana mayor, humildad, reconocimiento de errores, asunción de culpas y disposición para aprender de los conductores de hoy, quienes podrían ser y asumir la condición de maestros y profesores frente a ellos en la escuela histórica de la política, ya que han resultado ser éticos y practicantes de una solidaridad social, honestidad intelectual y acción para el crecimiento económico y la soberanía política real como ninguno de los operadores políticos lo fue antes en estos últimos decenios.-
De modo que basta de mentir, basta del ponzoñoso veneno de las interpretaciones que procuran llevar agua al molino de los mistificadores, mendaces y cínicos causantes de tanto daño. No hay encuestas de imagen que señalen a Scioli y Cobos entre los políticos mejor valorados de la Argentina como sostiene Morales Solá. Ellos están muy abajo en las encuestas y todos percibimos las escasas dotes políticas de ambos para producir nuevas políticas, con la excepción de que Scioli es leal y Cobos es traidor. El mismo articulista reconoce esas carencias, quizás se le escapa su propia observación entre tanta afiligranada verborragia, la que dice que la articulada cabeza de ingeniero de Cobos resulta impotente frente al caos de la política. Después destila o segrega un detonante más de rencor en Scioli, cuando conjetura que Kirchner lo despreciaría, al afirmar que fueron maltratados por Néstor y Cristina para que no tenga futuro político. Esto no es cierto porque para candidato a gobernador de la provincia es el mejor posicionado y los Kirchner no sólo lo han dejado hacer sino que lo han apoyado y estimulado siempre. Lo que sí es verdad es que la oposición carece de candidatos creíbles. Hay que decir además que quienes se han apartado de los Kirchner como Alberto Fernández o Roberto Lavagna jamás han denostado o minusvalorado a la pareja gobernante. Todo lo contrario, se han sentido, y lo repiten cada vez que pueden, coejecutores y participantes de la mejor gestión de gobierno en los últimos años. Tampoco es cierto como, con acidez altamente corrosiva y casi conspirativa, sostiene el articulista que Hugo Moyano haya dicho de Néstor Kirchner que sería un político errático y débil, ya que está apoyando en forma por demás explícita y que no deja dudas su candidatura a la presidencia. Claro que, según la chismosa versión de M. Solá, el principal de la conducción cegetista diría eso ante “surtidos interlocutores” que no se sabe quienes son. A lo mejor el columnista lo soñó y víctima de sus alquimias y embelecos retóricos piensa como don Quijote que sus alucinaciones oníricas son la realidad.-

Las adicciones de Mariano Grondona

Quiero contestar el artículo sobre las adicciones de los Kirchner de Mariano Grondona publicado por “La Nación” del día de hoy jueves 21 del corriente. En el mismo se sostiene que los nombrados serían adictos, Cristina a su imagen y Néstor al enfrentamiento y la victoria.- En el primer caso podríamos conjeturar que si Cristina Kirchner fuera adicta a su imagen o al encanto de escuchar su retórica, tanto como el mítico Narciso lo fuera a contemplar su imagen en el espejo de agua, Mariano Grondona es adicto a embriagarse con sus metáforas y alegorías, gestadas por sus asociaciones eruditas, que le producen como una especie de embotamiento estético que él juzga, seguramente, maravilloso, pero que resulta, por lo menos, insuficiente como herramienta dialéctica para echar luz sobre el actual proceso político de nuestro país. Porque, si como él mismo recuerda, la frecuencia discursiva de nuestra Presidenta se aceleró tras su contraste con los dirigentes del campo, a raíz del rechazo de éstos a las retenciones sobre las exportaciones de soja, que hoy – dicho sea de paso- les rinden pingües y crecientes ganancias con la suba del comoditie, es evidente que la propensión a explicar sus políticas y decisiones frente a los micrófonos y las cámaras no nace del fermento egolátrico de la primera dama – que, por otra parte, en mayor o menor proporción, late en todas las subjetividades humanas, incluída la del columnista – sino de la necesidad de contestar y defenderse que le crean sus adversarios de toda laya, principalmente los que asoman sus cabezas desde los medios hegemónicos que, como una nueva Hidra de Lerna- valga aquí la comparación mitológica – tratan de silenciarla e invisibilizarla con toda su contundencia proclamando aquí y allá sus mentiras y tergiversaciones, sus informes sesgados e interesados, que hacen loby incesante para mantener sus posiciones dominantes en los mercados de la palabra escrita o difundida por las emisoras de radio y televisión; quehacer al que se suman con cínica obsecuencia sus servidores, los políticos de la oposición, el llamado grupo A.- Y si hay que buscar y señalar adicciones y adictos creo que ellos, al igual que los periodistas accionistas y/o empleados bien remunerados de la multimedia monopólica, se llevan todas las palmas y les ganan a los Kirchner por varios cuerpos. Porque no hay adicción mas visible, sucia y miserable que la que se manifiesta hacia el poder, no hacia el del Estado en este caso, sino hacia el del dinero. Como dijera Quevedo en el siglo XVII, “Poderoso caballero es don Dinero”. Y tan poderoso es que muchos en la Argentina son cebados, fertilizados, adornados y corrompidos con su potencia y la posibilidad que crea de contemplarse en todos los espejos que se puedan comprar ¿Acaso Magnetto no es el gran Narciso? El que se contempla y admira a sí mismo y le hace decir a quienes, embelesados, lo han escuchado que el de Presidente de la Argentina es un “puesto menor” ¿Hay mayor soberbia que ésa? Por otra parte Grondona se refiere al protagonismo de Cobos que es como aludir al de Judas Iscariote. Entiende además que ese protagonismo incentivaría la supuesta competitividad narcisística de Cristina Fernández y que por eso habría vetado la ley del 82 % móvil. Esto es lo mismo que decir que Jesucristo resucitó para desplazar el protagonismo de Judas. También resulta absurdo considerar que Néstor Kirchner denominó Frente para la Victoria a su agrupación política porque tiene una adicción de enfrentamiento y triunfo. ¿Cómo debería llamarse, Frente para la Derrota? Creo que el canto de sirena que embelesa y confunde y también pierde al viajador "alter ego" de nuestro mundo interior es el que se nutre de tener los oídos puestos en una memoria que jamás o muy pocas veces se ha asomado al universo exterior, al de las necesidades, deseos y sueños de los otros. Esa subjetividad puramente introspectiva poblada por una erudición facilitada por la holgura económica lleva a conclusiones equivocadas.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Alma de una mujer (otro soneto)

Hecha de movimiento y melodía
te imagino con luz, como una fuente
cuyas aguas surgiendo noche y día
sostuvieran un alma iridiscente;

como un aleph en vilo o un diamante,
pleno, cordial y de relojería,
productor de una vida palpitante
de pasión y glamour y de poesía.

Pero no estás, está la fantasía
de una dama lejana entre otra gente
cuyo carma profundo y transparente

reparte un corazón de simpatía
que después hacia sombras se desvía
como estrella fugaz y refulgente.-

sábado, 16 de octubre de 2010

Amor y deseo (otro soneto)

En la copa de carne de tu boca
Quiero beber tu líquida locura
Y palpar en la piel de tu cintura
Que el latir de tu sangre se desboca

Penetrar en la selva que provoca
La lujuriosa lluvia, en su diablura
Y encenderte en ardiente calentura
Lúbrica aún sobre la dura roca

Una púrpura rosa me convoca
Hacia el centro cordial de tu ternura
La luz trota en el agua, se agalopa

Y te subes a mi con saña oscura
Esa selva lasciva al fin me toca
Me pierdo derramado en su espesura

jueves, 14 de octubre de 2010

Soneto sobre el amor.

Vuelo hacia tu calor, me entrego al cielo
que proponen tus ojos, tu escritura,
ciego viajo al clamor de tu cintura,
fauno que va a la vera de tu celo.

El amor es deseo, rabia, anhelo,
esfuerzo por crecer, claridad pura,
alzamiento de luz, alta estatura,
eternidad de lealtad y consuelo.

Es un tango bailado en contextura
de milonga veloz, una mixtura
de sexos que se abrasan pelo a pelo

Un transcurso de adioses vuelo a vuelo,
un suspiro y un trago de ternura
La eternidad voraz de la dulzura.

martes, 12 de octubre de 2010

Metáforas que no llevan a ningún lado.

El artículo de Mariano Grondona del pasado domingo 10 del corriente en "La Nación" ejemplifica cómo trata de confundir al lector sin conseguirlo; fracasa porque su imposible amalgama de valores en juego lo torna ridículo o, por lo menos, rocambolesco.Después de discurrir como es de su gusto con los significados de las palabras metáfora, alegoría, mito y referirse a las parábolas y las fábulas adjudicándoles ese orden de importancia en cuanto a su estética, compara el mito de La Caverna de Platón con una prisión ideológica que encadenaría a los Kirchner con Hebe de Bonafini en el fondo tenebroso de la mazmorra simbólica que habrían conformado en el pasado reciente montoneros y los terroristas de Estado, las tres juntas de genocidas, quienes, por igual, habrían renunciado al sol de la Democracia y el Derecho para sumirse en un estéril enfrentamiento. Es decir, Bonafini y sus ideólogos luego de que los Kirchner se lanzaran al fondo del pozo para hablarles del Febo republicano los habrían pialado y desde el 2003 a la fecha no los dejaron salir. Primero duda, sugiere que pudieron haber sido los Kirchner quienes atraparon a Hebe para su causa apropiándose impúdicamente de los derechos humanos para catapultarse a una posición ética que los favorecería en el imaginario colectivo. O sea, los Kirchner en un primer momento quisieron redimir a los revoltosos pero después al ver puñales en sus manos prefirieron unirse a ellos y gritar hacia dentro, o algo así, no está muy claro. Lo que si está clara es la intención de confundir, tergiversar o fabricar una malísima nueva fábula que desnuda el poco talento de su autor no ya como comentador político sino también como literato. Es decir Grondona no tiene talento ni como comentador político y menos todavía como cuentista.Su recién lucubrado mito es un fiasco, un bodrio. Eso de que Duahlde y antes Alfonsín habrían echado linternas al fondo del pozo es grotesco. Todavía no se si los Kirchner huyeron de la caverna o nacieron en ella o si Hebe de Bonafini sería algo así como la Hidra de Lerna o el Minotauro. Lo que resulta evidente es que Mariano Grondona no sigue el hilo de Ariadna para salir del laberinto de su mente afiebrada, tanta erudición mitológica le enfermó el cerebro, pero su locura nada tiene que ver con la de Alonso Quijano.- Las metáforas ¿Alegorías? de Mariano no llevan a ningún lado.

domingo, 3 de octubre de 2010

¿ Un existencialismo católico o un catolicismo existencial?

Si los fines de orientación humanos sobre nuestro destino común de especie quedan oscurecidos o relegados al silencio o la invisibilidad por la uniformidad impuesta y encubridora de las comunicaciones globales, singularidad que correspondería a nuestra subjetividad actual, presente, las posibilidades de cambiar esa condición,que obra como una condena, están en lo más próximo, en lo más cercano, en lo vecino a nosotros. Es decir,debemos luchar contra lo malo que hay en nosotros en primer término y,si es posible,tratar de influír sobre nuestro prójimo más cercano ayudándole a ver lo que nos parece que se oculta. San José María Escribá de Balaguer, el fundador del Opus Dei en el año 1928, cuenta haber tenido la revelación divina acerca de llevar la santidad a lo cotidiano y de predicar con el ejemplo tratando de que los hombres entiendan que sus vidas personales deben ser verdaderos apostolados. Más allá de que se comparta o no la visión de un católico y de la creencia en una verdad revelada, no puedo dejar de señalar algunas coincidencias entre el sacerdote y un escritor laico y ateo como Albert Camus, quien, en "El hombre rebelde", luego de calificar como nihilistas y justificadoras del crimen y el asesinato en masa a las doctrinas de Hegel y Marx que inspiraran al movimiento fascista y al comunismo ruso y a la libertad y la justicia que pretenden encarnar como negadoras a la postre de toda verdad o toda justicia, dice que la verdadera rebelión consistirá en mantener la contradicción de origen que esta contiene entre el alzamiento contra el amo o el verdugo y el señalamiento de la injusticia que comporta sin llegar al asesinato de quienes niegan la libertad y la justicia, valores que se conquistarían en la vida personal, individual e interactiva con nuestros semejantes, los más próximos. Camus reniega por igual de los absolutismos teológicos y de los humanos, en tanto sesgadamente abstractos o teoréticos y encuentra la verdad del ser en lo existencial, o sea en lo racional tanto como en lo irracional manteniendo esta paradoja. En esta situación contradictoria el ser no es ya esencia sino existencia, como en Heidegger, y en esta existencia encuentra a la vez el sentido y el sin sentido. Es decir, la aceptación de la relatividad del ser que mantiene su rebelión y, a la vez, afirma la vida.- Las posibilidades de mejoramiento no las encontrará la especie humana promoviendo ideologías que justifiquen y propicien la destrucción, el crimen o el asesinato, la supresión de los otros, sino llevando adelante la afirmación de la existencia, de la vida, sin renunciar a los valores y a la lucha con uno mismo en primer lugar. Curiosa y a la vez grandiosa coincidencia entre un pensador católico, José María Escribá de Balaguer y otro laico, Albert Camús.- ¿Existencialismo católico o catolicismo existencial? Lo cierto es que pensando en la afirmación de la vida, bienvenidos sean los planteos aparentemente antitéticos por sus orígenes, influencias y aspiraciones si el resultado de ellos es coincidir para defender la vida sobre este planeta globalizado y amenazado.

martes, 28 de septiembre de 2010

Un catecismo para tontos

Cuyos catequistas más caracterizados, Joaquín Morales Solá, Ernesto Tenembaun, Alfredo Leuco, Pepe Eliaschev, Eduardo Van der Koy, Ricardo Kirchbaum,Mariano Grondona no se cansan de impartir acerca del matrimonio presidencial, machacando y machacando. Así los Kirchner serían reos de enriquecimiento ilícito, favorecerían sólo a sus amigos, serían culpables directos de los negociados que pudo haber hecho Ricardo Jaime,y los que emprendería Julio de Vido,se atreven a disentir con las sagradas interpretaciones de la ley de medios que ensayan los jueces al cautelar sin fin los poderosos intereses que piden su amparo - ¡Pobrecitos! -, quieren avanzar contra la libertad de prensa y apoderarse de la que consideran libre e independiente, ignorando, por supuesto, su condición monopólica y hegemónica y su constitución multimediática que propaga sin fin su catecismo. Si semejante ejercicio de retórica repetitiva no pudiera ser caracterizado como rito, en este caso me parece que diabólico, y asimilado a las letanías litúrgicas de la edad media, no se que pudiera parecérsele. Lo digo porque alguien, Martín Caparros, que no es de ellos pero que parece estar fastidiado con los juicios a los responsables del genocidio durante los años de plomo, dijo que no le gustaba ir a 6,7,8, porque sus contenidos eran reiterativos y se parecían a los de una religión y no a los de la crítica periodística. Yo en cambio creo que no hay peores letanías que las que los pillos suelen poner en escena para la picaresca política que hoy por hoy se practica todos los días.

sábado, 25 de septiembre de 2010

La temporalidad histórica

No es la que definieran Hegel o Niezstche, es, más cerca de Heidegger, no ubicable ni en el espíritu abstracto hegeliano, ni en el eterno retorno niezstchiano, sino en este ser en el mundo de cada uno de nosotros absorbiendo lo ajeno, lo otro, además irresistible y que nos llega de todas partes, de todos lados. La subjetividad histórica es la que nos toma y realiza con nosotros una suerte de edición momentánea pero anonadante a la vez, es la que nos da el perfil mundano del que no podemos escapar. Ese famoso lugar común de que pertenecemos a una época o estamos como impregnados de ella. Aún en una vida que se cumple desde la niñez a la ancianidad hay diferencias de subjetividad histórica ¿Cómo puede hablarse de una subjetividad histórica si la historia es una constante creación cultural, además permanentemente indefinida y no es creada por sujeto alguno? Lo cierto es que aquélla frase recogida por Ortega y Gasset en la Rebelión de las masas, del "no hacemos, se hace", lo anónimo y exento de compromiso de las actitudes de los habitantes de una época remite a este concepto de subjetividad histórica. De este concepto interesaría destacar que siempre se han, más o menos, caracterizado las épocas históricas y esas caraterizaciones han respondido al alma subjetiva de cada uno de estos períodos connotados por los historiadores. De modo entonces que el perfil de una época, la subjetividad propia de la misma, parecería volver cada vez por sus principios abriendo una nueva pregunta para que se la explique o se la ilumine. En esta época histórica podría hablarse de una subjetividad globalizadora o globalizante y también de un haber descubierto los velos que la nublan o que enervan y antes invisibilizan la posible acción de orientación humana sobre ella. Y estos fines humanos a la vez que servirían para trascenderla y mejorarla quedan envueltos en ese mutismo o invisibilidad. Será tema del siguiente artículo.

"Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos" (Pablo Neruda)

El verso del gran poeta chileno alude a la temporalidad. Los mismos seres humanos somos otros a medida que nuestro único tiempo vital transcurre. Niños, adolescentes, jóvenes, adultos y viejos, percibimos, sentimos, concientizamos, razonamos, en cada etapa con una subjetividad diferente. Y esa temporalidad subjetiva desde la que miramos cambia el mundo. En el tango "Acquaforte" su protagonista, ya viejo, observa a las "milongas" "dopadas de besos" con otros ojos, dice que en sus años mozos las miró con ilusión, pero en el momento de escribir la letra de su tango ya no las ve con aquéllos ojos: "estoy sólo y viejo, la vida se va". No se trata únicamente del contemplar de Jorge Manrique "como se pasa la vida, como se viene la muerte, tan callando", sinó sobre todo de ese mutismo, de ese sigilo, casi inadvertido con el que la joven ilusión se va transformando en resignación y esa resignación, esencial a la temporalidad del viejo, a su subjetividad, tiñe, colorea y anima otro mundo. Nuestra temporalidad afecta a nuestra subjetividad y nuestra subjetividad se vierte sobre el mundo y lo modifica. Nosotros transformamos el mundo con nuestra cada vez diferente manera de verlo, considerarlo, evaluarlo y juzgarlo. Nuestras diferencias no son así únicamente de criterios ideológicos o características psicológicas; entre las escalonadas generaciones que integramos nuestras diferencias pasan a ser de temporalidad. El tiempo adquiere así la categoría y la trascendencia de una virtud o cualidad inseparable de nuestro ser y, por consiguiente, del mundo sobre el que proyectamos esa temporalidad. Es la caida en el mundo a la que se refiere Heidegger. No solamente el ser se oculta y se encubre en la cotidianidad, también se retira y encubre en la temporalidad y cuando se manifiesta, a través de nuestros actos, opiniones o gestos, acentúa o pone de manifiesto el matiz se irá modificando hasta la despedida. Poero esta temporalidad no es tampoco únicamente subjetiva, es también histórica, o histórico cultural, ya que además de comprendernos individualmente nos aprehende también de un modo colectivo. Este será el tema de próximo comentario.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Como la MUCHA luz que DE la TORRE

Como la mucha luz que de la torre
antes que la mañana la atropelle
se apaga igual al día detenido en la rosa
hecha destello, mucha, se detiene, y, desmadrada, corre,
para que cada punta de la ciudad la selle
Vuela en el vasto cielo vertida en mariposa,
sobre intemperies fieras, iguales al deseo.
Libertad, noche y día, ardiéndole en antojos,
visible en lo invisible y hermosa hasta en lo feo.
Movimiento, camino, viaje incesante de ojos,
dedos tamborileantes, agudos, impacientes
y las plantas desnudas escapando en rastrojos,
de miedos, salas, calles, escaleras y puentes
Los sinsabores dinamitan poses
en la pólvora inquieta de su risa,
la seda de sus labios, sonríe a los adioses
y su audacia marchita el cáliz de la misa
los pasos, las campanas, los cirios y los goces.
Mucha es toda la vida
y el muy acaudalado mirar desde una torre,
pero también mucha es la herida
del vivir y sentir cuando se corre,
se camina, se baila, se sueña, se entretiene,
y hay voraces, sedientos, que coartan sin medida.
un Rimbaud adolescente que todavía nos tiene

viernes, 17 de septiembre de 2010

El universo fantasmático

Siguiendo con la idea del artículo anterior, el universo fantasmático es tanto el universo de fantasmas creado por los medios hegemónicos como el desplazamiento en acciones de esos personajes ficcionales, interpretadas por estos medios que tratan de crear y mantener continuamente una ilusión de verdad que campeé en ese mundo virtual, sostenido en los soportes de recepción de audios, imágenes o palabras impresas, cuyos destinatarios últimos somos los espectadores, oyentes y lectores. Es como los dibujos animados que alegraban y alegran la sedienta percepción de los niños, ávidos y absorbentes, recién llegados al mundo, consiguiéndolo porque ellos todavía no habitan del todo el mundo de la realidad. Sobre los adultos en cambio se yuxtaponen las imágenes que llegan de ese ámbito surtidor de artificios y la interacción con los otros seres en el mundo real. Semejante colisión, para no sumirnos en la perplejidad, pasividad o desesperación por impotencia, exige una constante vigilancia y trabajo crítico sobre el material que los medios vuelcan a mansalva en nuestras sensibilidadades y conciencias. Este marasmo entre lo fantasmático y lo real produce desorientación, anomia, pérdida de valores y, muy a menudo, un escepticismo o descreimiento que desemboca en estados depresivos.- Quiero decir que si la gran mayoría de desposeídos contemplan continuamente de cuantos bienes y servicios están excluidos, por ejemplo, la insatisfacción por lo que tienen les quitará la felicidad y la voluntad.- Ese sería uno de los efectos posibles, hay otros.- Como de lo que se trata, creo, mientras estamos vivos, es de defender nuestra alegría como propone Mario Benedeti en uno de sus poemas y evitar el efecto catástrofe, hay que procurar que se multipliquen las opciones y que las fuentes de sofismas con que se nos regala cotidianamente en esta sociedad consumística sean tan variadas y distintas como para que, ejercitando nuestros criterios, nuestros sensores sensibles y conscientes,podamos elegir de modo que nuestros ánimos no se deterioren de entre todos los mensajes aquéllos que no nos parezcan tan falsos y, promediar, lo fantástico con lo documental. Es decir, como en las comidas probamos sabores dulces, amargos, salados, agrios y etcétera, también nuestros vidas tenemos derecho a no convertirnos en fantasmas, a no transitar por un mundo fantasmático y a encontrar en el mundo real la dicha de ser y vivir.

martes, 14 de septiembre de 2010

Ciertos periodistas y sus fantasmas.

A Kirchner, desde la perspectiva de los autodenominados periodistas "independientes", no se lo juzga por lo que es o ha hecho, preferentemente. Se lo evalúa más bien por lo que otros personajes históricos han hecho mal y se proyectan sus sombras denostatorias sobre él. He leído o escuchado en los medios comparaciones con Hitler, la revista Noticias sacó en tapa una fotografía trucada mostrándolo con los bigotitos del furher, con Stalin, en el programa televisivo conducido por Alfredo Leuco con participación de Pepe Eliaschev, siempre aludiendo a una supuesta filiación totalitaria. Se olvida sin embargo que durante su gobierno no hubo represiones, ni muertos, excepto el caso de Fuentealba en Neuquén, bajo la gobernación de Sobish. Tampoco se recuerda que cuando intervino la provincia de Santiago del Estero llamó inmediatamente a elecciones o que juristas como Zafaroni, neto garantista y partidario del más estricto y pormenorizado control al poder punitivo del Estado, han llegado a la Corte Suprema de Justicia durante y merced a la gestión de Néstor Kirchner. Hoy sus problemas de salud parecen también dar oportunidad a Joaquín Morales Solá o a Carlos Pagni, desde las páginas de La Nación, para echar sombras sobre su futuro político, inventando una debilidad o fragilidad supuestamente causada por ese falso autoritarismo que se le atribuye. Los medios hegemónicos han creado así, por medio de sus plumas más caracterizadas, en realidad enfermizamente grandilocuentes, un fantasma, una especie de cuco político que jamás ha existido, pero que vive y se desarrolla en las calenturientas mentes de esos escribas, inspiradas en odios, preconceptos, intereses y culpas irredimibles de un pasado de terrores y genocidios. Es hora de que los protagonistas de la política argentina sean vistos sin esos velos distorsionadores de su personalidad y carnadura reales y actuantes, dejando de proyectar sobre ellas las sombras del pasado. Néstor Kirchner es hoy lo que es hoy y lo que ha sido durante su presidencia en el inmediato, casi inminente pretérito que todos llevamos puesto todavía a la hora de tener que decidir nuestra continuidad histórica y política. Su ser de carne y hueso, felizmente sano y ojalá que por muchísimos años para bien de todos, no es ese fantasma que pretenden los falaces escribas, alcahuetes de los intereses monopólicos a los que rinden pleitesía constante para asegurarse una vida cómoda y sin compromisos de transformación, es un estadista con todas las letras, republicano, democrático, firme en sus convicciones y programas de acción que ha sabido hasta ahora lo que quiere y cómo conseguirlo. Los titulares de los intereses para quienes escriben esos plumíferos preferirían un político dócil, permeable, timorato y pusilánime, inservible, inoperante, como los que abundan en la política argentina, pero que saben disfrazar su cobardía y aparentar, que pueden sentarse a la mesa de Mirtha Legrand e, incluso, darse la espalda sin sospecha. Ninguno de ellos se acerca siquiera a la carnadura real de Néstor Kirchner que representa a la gran mayoría, a seres que no tienen poder económico, social o político, o que sólo lo tienen a través de él como grandes multitudes inermes en esta nueva DEmocracia, verdaderamente representativa. Y eso, mal que les pese, lo verán en las urnas, en el 2011.- Como en la obra de Roberto Arlt, "El escritor y sus fantasmas", aquí y ahora, ciertos periodistas están devorados por sus propios fantasmas.

domingo, 5 de septiembre de 2010

La desrealización de la verdad

Los medios hegemónicas procesan la información y la desrealizan al engolfarse sus discursos en las intenciones y deseos que manifiestan para proteger los intereses de quienes los explotan ¿Qué quiero decir? Que las significaciones y sentidos que se le da a lo que pasa es siempre sesgado y subjetivo, entendiendo por subjetividad - si cabe - la que anima a los titulares de esos intereses como grupo homogeneo y coherente que necesita interactuar y expresarse para obtener metas, fines y resultados concretos. En una Democracia, hasta aquí, todo estaría bien y no sería reprochable. Pero cuando esa expresión de intereses concretos se apodera o pretende hacerlo del espacio radioeléctrico o televisivo para propalarse la extensión o cantidad de ese espacio debe ser proporcionada, no mayor, ni menor, en lo posible, al mismo y único espacio al que tienen derecho los titulares de otros intereses cuyos discursos son sectoriales, a veces, muchas veces, divergentes. Se trata de reprimir el monopolio o el oligopolio que tienen posiciones dominantes en el mercado de la información y la opinión. No sólo debe cuidarse que no haya censura previa por parte del Estado para publicar las ideas por la prensa o por los medios audiovisuales, como quedó plasmado en el mandato constitucional de 1853, se trata también ahora de impedir que un medio monopólico u oligopólico ahogue o anule las ideas diferentes o divergentes, en el caso con proscripciones materiales, que imposibiliten a otros publicarlas en la prensa o difundirlas por la radio o la televisión. La falta del insumo básico, el papel, en el caso de la prensa, cumple ese propósito obstructivo de la libertad de expresión cuando se retacea o cuando sólo los medios monopólicos tienen acceso al mismo. Esto es clarísimo, más allá de los dimes y diretes, los chusmeríos, que los medios privilegiados por el dominio de ese bien básico, el papel, avivan y alientan para enturbiar el mundo de valores simbólicos en que se desenvuelve la ética de la sociedad en el aquí y ahora. En este contexto llegar a esclarecer debidamente la verdad en el caso del traspaso de acciones de Papel Prensa de los Graiver hacia la sociedad conformada por Clarín, La Nación y La Razón, respecto de la connivencia entre estos tres diarios y la junta de comandantes del proceso es esencial por una doble motivación. La primera es que la concreción del autoabastecimiento en materia de pasta de celulosa y papel no significara simultáneamente el establecimiento de un monopolio en beneficio del establishment, y, si a eso apuntó y parece que fue así, entonces está bien que una ley de la Nación termine con esa injusticia garantizando la concurrencia al mercado de todos los medios en pie de igualdad en materia de precios, cantidades y calidades, y, la segunda es que si se trató de un despojo conseguido mediante torturas, chantajes y privaciones ilegítimas de la libertad, sin forma de procesos judiciales, en el marco del terrorismo de Estado, y parece que fue así, quienes obtuvieron esta ventaja desmedida y sobredimensionada en perjuicio del conjunto social, cometiendo delitos de lesa humanidad, el entuerto debe ser deshecho y el equilibrio restablecido en beneficio de todos. Aquí cobra vigencia y actualidad aquella frase tan recurrida y tan cierta: "sólo la verdad nos hará libres", ya que, como escribiera Mariano Moreno: "Si los pueblos no se ilustran, si no se divulgan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que debe y lo que puede, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas y, después de vacilar entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruír la tiranía".-

viernes, 27 de agosto de 2010

Se trata de los pobres

Prójimos que nos aman caminan en la nada,
a ciegas, entre duelos, en calles, galerías,
guardan heridas, muertes, no bienes o alegrías,
sí desvelos, desgarros, de fatídica espada.
Pero un puente de tierno candor desde esos seres
visita cada noche nuestro frugal vacío
y una culpa nos roe nuestro saldo de haberes,
por los que nada tienen, como un debe de frío.
Aunque alcen amores, estandartes, banderas,
y disfracen delante de nosotros su hastío,
sin sueños, ni dineros, en mentes y carteras,
sus ingestas de angustias desvisten los payasos,
la encubierta tristeza con pálidos retazos.
Son una muchedumbre de seres solitarios,
sentados en las plazas, huérfanos y gregarios
que se bancan sin fiestas los arduos calendarios,
soportan orgullosos mil muertes pasajeras
y en cantos disimulan sus disfónicas quejas.
Se ciernen y despegan en vuelos sin alzarse,
tumultos invisibles, mudos como trofeos;
vuelos de alas que vibran en sus ardidas cejas
y tiemblan de pudores sin jamás elevarse.
Se trata de los pobres, hambreados, sucios, feos,
sin réditos ni panes, en shopings de neones,
lujos, mercaderías, donde otros gozan dones,
y ellos sufren deseos, montones de deseos
y rudas apetencias, nunca satisfacciones.
Hay una indiferencia brutal que los golpea
y le muerde los cuerpos y les quita las ganas.
Viene desde el origen de nosotros y arrea
todas nuestras virtudes teologales o humanas.
Por eso la paciencia de ser para otros lazos
que nos unan al mundo de los necesitados
deberá ser el cielo que oriente nuestros pasos
para sentirnos vivos, al fin justificados.-