Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 6 de noviembre de 2010

Ese encontrarse súbito de cuerpos

Ese encontrarse súbito de cuerpos
en la intensa y silente madrugada.
Ese ardor de las pieles seduciéndose
en un duelo de bocas y de cierzos
y lenguas como algas y miradas

¡Nada!

Sólo el viento que raspa los silencios,
Un clamor, una voz o carcajada.
El viento a veces ríe, a veces habla
con una voz humana.

Hoy no quiero encontrarla.
Me seducen
las penas y los trenes que se marchan.

Siento amor y respeto,
y a la vez
ganas un poco sucias
de mirarla en secreto;
unos turbios deseos de encenderla
como manos de fuego como labios
hechos de soledad y a pura sangre.

Este encontrarse súbito de cuerpos
Arde en la sombra, repta, se contagia
Afuera el aire ruge, se levanta,
Es follaje, horizonte, madrugada.
Las bocas son los ojos
Nuestros cielos comulgan

Nada nada.