Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La mirada del mar.

El mar hizo una pausa para verte,
para mirar tu cuerpo cual si fuera
más que mar una turbia enredadera
que quiso poseerte.
Y digo mar porque fue mar mirarte,
eternidad la orilla
y la posibilidad de contemplarte
fue la total y abyecta maravilla.
Me hice mar asomado a tu escultura
no tuve parangón
aunque el milagro fuera en la escritura
y fuera visto con mi corazón.
Estabas en el borde de la tierra,
cerca de su pupila,
y tu belleza lánguida de fiera,
por contener tranquila
tu potencial pasión
me despertó un venéreo Poseidón.
Algas enrojecidas,
y verdes marginales,
alzaron como manos ancestrales,
enfáticas y heridas,
hacia tu piel desnuda entre espejos de brea
espumas que limpiaron la marea
Y el viento las sopló como un amigo
para que la ciclópea honda retina
del que abrasa la tierra con su abrigo
pudiera regodearse
en tu graciosa espina
hasta marearse
Estaba allí como único testigo.