Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 12 de diciembre de 2013

Pensando en Don Quijote

























Pensando en fin,
sepulto,
exasperado
o exento de temblor,
seguro y calmo,
trato siempre de dar
lo interior al afuera,
incorporar
lo exterior al adentro,
sacándome lo visceral,
entrándome lo triste en el encuentro
Y ese driblear así a cuchillos inversos
es un duelo cotidiano,
lento;
un caminar de sombras
que hienden mis oídos
con un tropel de pasos que me avanzan,
una huida
de lánguidas heridas
que hunden su horizonte hacia lo incierto.

Cotidiano pelear,
duelo con lo doméstico o mundano.
Nada queda que ostente
sólo
el revés de la mano, el dorso oscuro;
el peto, el espaldar, la adarga en punta
y de yelmo, bacía de barbero,
igual que Don Quijote,
ese lucido loco lúcido,
todo lo que se miente que se menta.

Amílcar Luis Blanco ("Don Quijote" por Pablo Picasso)