Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 11 de junio de 2010

ARTE ABSTRACTO.-

Allí estaba el peso de lo que no se dejaba entender;
de lo que no estando estaba;
luz en la sombra, sombra en la luz.
Allí pesaba,
cubo negro dentro de cubo blanco,
transparentando.
Linea vertical quebrada hacia la oblicuidad.
Allí estaba mi ojo mirador para siempre;
girasol detenido en viento detenido.

¡Ah, la lente sin nadie!
¡Ah, la lente sin ojo!
Caida desde mi para agotarse
pero también caida desde otros;
como muerte y aparte
o puerta de los sueños
que enceguece hacia dentro
su abismo de comienzo redondo.

Llanuras aparecen desde la lejanía
dentro de todas las miradas;
ojos de buey de las navegaciones,
tierras de las navegaciones
y mares de las aguas licenciosas
de las lentes sin nadie
abandonadas en cajones de muebles
como ojos dejados en objetos.

¡Ah, el echarpe del olvido
alrededor del cuello!
Como horca creciente.
Azul marea ahogándonos los ojos.
La tibieza en la piel de la mujer cantada
y adoquines y sombras para llegar a ella.
Y ese viento que pasa igual pero diverso
enfriando las sienes,
soplando en los silencios para correr los ruidos,
tiñéndose de adioses
mezclados con las penas como tintas
y amarrando sonrisas iguales a las barcas
contra orillas enhiestas de palomas y círculos
entre aguas procelosas de riachuelos seniles