Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 11 de junio de 2010

Ries en el santo y seña de tu boca.-

Ries en el santo y seña de tu boca,
gesticulas alegre,
como si me aguardaras desde siempre,
desde una orilla nunca entregada,
en la que inauguraras todas las despedidas
y las bautizaras con el agua confortable
del regreso infinito,
dando por seguro que el peligro
es un animal impracticable
y reside únicamente
en los lejanos horizontes desparejos
de las ciudades;
sólo encontradizo para sus devotos.
Y así resbalas por las grietas más abisales
ya que sólo no viéndolas,
ignorándolas olímpicamente,
consigues que no existan.
Alzo entonces la copa de mi beso,
la choco contra el borde de labio de la tuya,
entro en la paz de tus sábanas mitológicas
y me regodeo en ellas contigo
como el pícaro Ulises
cuando se fingió hechizado por Circe.-