Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 29 de julio de 2010

LAS ROTATIVAS DE LA DERECHA SON LOS MOLINOS DE LA VERDAD.- Porque siguen funcionando y a toda máquina, nutriéndose de los análisis de Mariano Grondona y Joaquín Morales Solá en "La Nación", en la de hoy por ejemplo, para quienes Mauricio Macri constituye la mejor opción frente a cualquiera de los Kirchner en las presidenciales del año próximo. Eso indica que la voracidad y angurria de los neoliberales, verdaderas piedras de molino, capitalistas adoradores de las regulaciones espontáneas y libérrimas de los mercados, está siempre despierta y latente para cualquier servicio, entre otros también para volver a apoderarse de los fondos previsionales que hoy, con el anuncio de la Presidenta, después del estructural cambio que significara la vuelta de estos dineros a las arcas públicas y su correlativa expropiación a las AFJP, que manejaron como apostadores en las timbas de las bolsas de valores estos fondos, del nuevo aumento del 16 % en sus montos, vuelven a la consideración de todos ¿ Por qué lo digo? Porque los mismos que antes quitaron un 13 % a esos ingresos que habían dejando inmóviles, que pagaron en moneda espúrea esos emolumentos y que también tuvieron congeladas las asignaciones familiares durante más de una década, hoy son los campeones del 82 % móvil. Es decir, la desfachatez, el caradurismo, la falta de verguenza, son en ellos proverbiales y pesadas como las piedras de los molinos. Revelan que cuando no pueden explicar con fundamentos sólidos sus posiciones en política y economía, acuden a la mentira, el disimulo y se comportan con despectivo cinismo, vehiculizado y articulado por los medios hegemónicos, frente al electorado. Y esto quizás ocurra porque apuestan también a la desmemoria y el olvido o al lavado de cerebros que el espumante vértigo frivolizante que vierten hacia ojos y oídos radios, canales de televisión, diarios, revistas y demás medios, les funciona a favor, porque juegan a la impunidad política constantemente basándose en estos heraldos de la mercadocracia o de la plutocracia del mundo globalizado. Solamente así pueden explicarse las editoriales de periodistas que en vez de ilustrar al soberano que es el Pueblo de la Nación, escriben sobre los temas de dominio público sesgándolos, tergiversándolos, destacando o enfatizando de ellos no lo que es noble y valioso sino lo que lleva agua para sus molinos, invisibilizando la realidad, sin honestidad intelectual ni moral. En realidad las rotativas de la derecha son hoy los molinos donde la verdad se muele, en la que los granos de ésta, sacados de las espigas de la realidad, son despedazados, desrealizados, convertidos en polvo y soplados después para que lo cierto desaparezca como si nunca hubiera existido.-