Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 17 de febrero de 2016

BAILAR.




Vuelvo a la cerrazón de la distancia,
ácido, hacia mi trémulo entrecejo,
dudo en la luz y el ver; los ojos dejo
hechos cielo y mi olfato hecho fragancia.

Mis manos espabilan la ignorancia
de la escasa destreza que manejo.
En cambio mis oídos hacen viejo
mi melómano ser y su arrogancia.

Bailar, oír, dejar que el cuerpo avance
sensual, abandonándose en latidos
y girar entre risas y miradas.

Un tenue remolino en cada lance.
Vibrante pandereta de sentidos.
Cimbreante de caderas y pisadas.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de la serie Gentes de Diego Manuel)