Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 10 de mayo de 2016

EURÍDICE




Desde este amor sin verte
te escribo,
desde el dolor de no tenerte
ya convertido en mi tenaz amigo.

Desde este luto ciego y sin mañana,
para mí y para vos,
ya exiliada del aire y de la urbana
constelación anónima y sombría
y en compartido adios.

Porque te has ido tanto y sin volverte
del lazo del latido,
del vientre y de la sien y del sentido.
Eurídice insidiosa aferrada a tu muerte.

Por eso es que te escribo
escalándome al lomo de la infinita sombra
al tembloroso, interminable estribo,
al que mi pie se acoge como a un ala de  alondra.

Subiéndome también a esa tiniebla
o bajando hacia el Hades que más y más se puebla
y comparto contigo,
igual que si pulsase las cuerdas hoy te escribo.

Y la lira de Orfeo entre mis manos
es lírica guitarra,
solícita y cordial y, en los arcanos,
la sombra de tu cuerpo que me amarra.

Amílcar Luis Blanco  ("Eurídice y Orfeo", oleo sobre tela de Sigur Swane)