Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 24 de abril de 2018

SÓLO VOS





Es triste ser esclavo, ser objeto,
deslucirse sin paz, muy achicado,
frente a la luz sin fin de la belleza.
Desnudo pero prieto.
De pronto despojado
de la eximia grandeza.
Y también desformado.

Tan luego vos, de ojos con horizonte
y de calzar  tachos de dolor cada mañana
y ser ante mujer un hombre orquesta
y despacio mirar y con amor tu apronte,
ver que se va detrás de tu ventana
sin protesta.
Quizá desnuda de ilusión que apesta.

Y ajustar el sufrir  a tu medida
en el nudo falaz de una corbata
al apretar el paso detrás de la esperanza.
En realidad al fin gastás tu vida
en un mundo plural que te abarata
en eterna tardanza.
Y profundiza mucho más tu herida.

Porque vas en el subte, el tren, el colectivo,
sintiéndote como una res humana
colgado de una insólita manea
sólo como testigo
de una pública oferta que te gana
y además te provoca y te golpea,
como a un trapo bogante en la marea.


Al fin, al fin, merecerás tu muerte
si no pones tu empeño en rebelarte
en dejar la rutina y el rebaño,
de obedecer, de ser la masa inerte,
y deglutir la hostia, mover el estandarte
de los dueños del daño;
los que fabrican duelo y desengaño.

Vos podés ser triunfal y cotidiano
y calzar desnudez y ligereza
y ser tu propio dios;
un dios humano,
con tu amada y en una misma pieza
darte tu libertad y tu grandeza,
sólo vos.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Fermín Eguía)