Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 3 de febrero de 2010

Los radicales no dejan de concurrir a las aulas.- Siempre lo hacen, cuando son gobierno y cuando son oposición.En ambas posiciones discursean y explican, como cicerones eternos desde un frente imaginario para una opinión pública que toman como ideales condiscípulos. Su imaginario político jurídico es aparentemente impoluto en cuanto a democracia, republicanismo y federalismo. Ellos son los campeones del Estado de Derecho. Eso sí, para gobernar, gestionar, ejecutar, encuentran obstáculos y dificultades infranqueables, siempre frustrantes. Desde el segundo gobierno de Irigoyen, pasando por Frondizi, Illia, Alfonsín, hasta llegar a De la Rúa, sus posibilidades ejecutivas naufragan o fracasan para que el poder conservador los reemplace, sea éste último civil o militar y se disfrace del color político que sea. Uriburu, José María Guido, milicos azules o colorados, Onganía, Menem o Ramón Puerta, Rodríquez Saa o Duhalde deben correr en su ayuda para reemplazar viejos gaga, impedir desarrollismos de izquierda, apurar tortugas, apagar incendios, hiperinflaciones, saqueos a supermercados, derrumbes financieros, corralitos y corralones. Pero estos alumnos eternos de nuestra historia política parecen no aprender. Excepto Ricardo Balbín, cuando encuentran un camino pragmático que podrían recorrer de la mano de un dirigente justicialista huyen espantados y actualizan todos sus pruritos de juristas impolutos. Así ocurrió desde que Perón le propuso a Amadeo Sabattini que lo acompañase en la fórmula hasta hoy, cuando Julio Cleto Cobos prefiere desertar de su rol institucional de acompañar a la Presidenta Cristina Fernández, a la que le aseguró lealtad en campaña, y encuentra un correligionario como Rodolfo Terragno justificándolo y diciendo que, como forma parte de una coalición política, no está obligado. Es decir, siempre habrá una chicana por parte de ellos, jamás un pragmatismo que ayude ¿Hasta cuando los argentinos los votaremos para permitirles seguir concurriendo a una escuela histórica en la que no aprenden nada?