Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 27 de enero de 2010

EL GROTESCO CARNAVAL DE LA POLITICA.- La oposición reaccionaria y golpista, hostil a cambios políticos, económicos y sociales que tienden a relegar su protagonismo y el de los terratenientes beneficiarios del cultivo de la soja y el tipo de cambio, así como a posicionar en un espacio compartido al monarca de los medios, Héctor Magnetto y su grupo, defiende sus intereses a capa y espada sin referirse explícitamente a ellos jamás, sin mostrar tampoco un proyecto alternativo propio que pueda compatibilizarlos con los intereses de todos. Desde Mauricio Macri hasta Pino Solanas, es decir desde la derecha neta hasta la izquierda utopista que le es funcional, pasando por Carrió, Gerardo Morales, Prat Gay, Redrado, Cobos y el resto del uniforme elenco, todos disfrazan sus argumentos con retóricas republicanas sin explicar las verdaderas causas materiales de sus discursos. Incluso la izquierda utopista de Solanas, Lozano o Donda, por caso, se ha vuelto demagógica y trata de impresionar a su potencial electorado vendiéndole, una vez más, la fantasía del no pago de la deuda que ellos consideran ilegítima.
Es decir, todos mienten, todos se disfrazan y convierten la actividad política que deberían ejercer como una seria y recta gestión, encaminada a resolver nuestros problemas comunes con un sentido práctico, en un burdo y cambalachesco carnaval, en una grotesca carnestolenda báquica y babélica en la que procuran que nadie se entienda y campee la confusión.
Para dialogar y deliberar sobre los problemas cotidianos del quehacer político que nos afectan a todos hay que sacarse la careta, dejar de disfrazarse y dejar de mentir. El día que lo hagan habrán madurado y algo será posible.

Amílcar Blanco