Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 23 de abril de 2015

NUESTRAS COMPAÑÍAS




¿Dónde están más cercanos tu corazón y el mío,
en qué lugar  asientan su lento desvarío?
Porque indudablemente somos seres plurales,
seres vagos y opuestos, conscientes, ancestrales?

Después de nuestros miedos y nuestras diferencias, 
¿por qué sentirnos igualmente amados?,
si pese a todas las desavenencias
nos tenemos por varios, extensos, cincelados,
igualmente gregarios y agarrados
en intenso sentido.

Como si nuestras manos hubieran recorrido
curvas,  ángulos, muertes, mil vidas en su vuelo
para ungir mil heridas con material de cielo,
y hasta en vapores  suaves nuestras untuosas palmas
hayan acariciado  multitudes de almas.

Entretanto los seres de los que estoy maltrecho,
sufrientes muchedumbres bajo puentes y halcones,
huyendo de las sombras abren tu fiel barbecho
en  deslices de amores  regazos y canciones,
hasta que al fin los llames a un silencio de  sabios;
cuando pongas el índice  en mitad de tus labios.

Compañías acceden al fulgor de las mías,
entusiasman mis horas de aguas y de auroras.
Dan tibiezas de alba, primaveral, de frondas,
para aspirar a fondo las brisas y sus ondas.

Y junto a vos, a mí, mis seres bien se acogen
a un abrigo desnudo y estirando los brazos,
mirándose, mirándonos, se abren, se recogen,
alrededor y en torno de nuestros propios lazos.

Tus compañías tienen la luz de la ternura,
aunque se alejen ciegas, a copiosa distancia,
porque regresan siempre hechas lluvia y albura
a darme claridades de agua, sol y fragancia.

Mis compañías en fin, tus compañías,
asociadas, las tuyas con las mías,
consumen igual tiempo mortal,
ordenan mundos, vidas, afanes, bien y mal
y nos desequilibran  cada paso
y a vos misma y los tuyos,  cada ocaso.
Son las cuerdas tensadas por nuestro mutuo brío
que tienen como puntas tu corazón y el mío.

Amilcar Luis Blanco  (Pintura de Gustav Klimt)