Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 12 de enero de 2016

EXTRANJEROS, DESTERRADOS, EXPULSADOS, DESPEDIDOS . . .




"mi nombre como el tuyo es una travesía,       

un deambular por puertas cerradas para siempre" 

Jorge Boccanera. De su poema "Lluvia" 




Vamos dejando signos en el agua,
vamos dejando signos en el aire.
Quiero decir, como dijera otro,
en galerías, cines, en los parques.
Quiero decir improntas en los cuerpos
que nos devuelven nadas que sumadas
nos expulsan y alejan largamente.

Desocupamos sombras sólo sombras,
sombras como denuedos y palabras,
sinsabores que dejan nuestras carnes enjutas,
nuestras muelas cariadas, 
nuestras malas constumbres
cubriéndonos apenas de las penas

Somos los extranjeros eternos,
desterrados, da igual.
Los que venimos sucios desde el hambre
o desde privaciones y fracasos frugales
de la lucha de un día
que se transforma en uno y otro día,
en muchos otros días
y no puede cambiar el mismo día, 
ni un ápice.

Esa es mi patria tuya y  caminante,
la nuestra, la nosotros, la política.
La de la lucha sin cuartel y en calma,
la de atestada noria eslabonada
de la que el pecho, el hombro
y la paciencia tiran
como los naipes de una desventura,
arduos castillos de arduas ilusiones.
La del fiero encerrón que nos dan los verdugos,
los que mandan y tienen los billetes y el oro
y el látigo, el señuelo y el engaño y la trampa.

Nosotros somos ella. Trashumante, 
arrastrando su glorias y banderas.
Somos la prostituta mal hablada.
La puta militante.
La que viene de días de hace siglos
y en lo esencial prosigue igual, intacta,
con sus vicios incólumes contra un poder incólume
asimismo 
a sí mismo.

Quiero decir, por Dios, los expulsados,
excluidos de siempre.
Los que viven y ríen cayéndose al abismo.
Primero despedidos del trabajo
y de sus dentaduras y sus ganas 
y después despedidos de sus almas
y después despedidos, expulsados
de lo cordial sin freno.
Del placer y el humor y la alegría
hasta el hueso en tinieblas, 
ya sin ecos.

Amílcar Luis Blanco  ("Procesión del Santo Oficio", oleo sobre tela de Francisco de Goya)