Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 25 de enero de 2016

FIEBRE

mujeres-pintadas-al-oleo
Fiebre cuando me llamas.
Fiebre cuando me escribes.
Fuego soy si te veo
en tus fotografías
y brasas que se encienden si te apagas,
sueños como menudas lampalaguas
que buscan escondrijos naturales.

Todo de vos me quemo.
Tus labios son dos llamas acostadas.
Tus pechos arreboles
y tus glúteos y muslos infinitos
cantan bajo las tardes en violines
y danzan en tu vientre trifulcas de penumbras,
enloquecen la brisa y la detienen.

Amor, amor, recorres en mis venas
arduas temperaturas,
soles líquidos,
por los que voy cayendo gota a gota,
por los que me derramo en tibia fiebre,
en sales para siempre insatisfechas.
Sólo me das rubor cuando tus ojos,
de imaginarme que me ven, me miran.

Este cuerpo se azota y te delira.
Se para contra el viento de tu imagen.
Se va de vos como un imán que vuelve.
Un bumerang de dura acometida,
del que soy prisionero y que se enciende
hecho vertiginoso meteorito,
evaporado al fin en la ceniza, 
huella de lo imposible.



Amilcar Luis Blanco ("Retrato de mujer", oleo de Ennio Montariello)