Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 20 de abril de 2013

CUANTO TE VAYAS



























Cuando te vayas,
nadie habrá cuando te vayas
para que puedas despedirte,
sólo estarán la hierba, el polvo de la tarde,
mezclando entre las hojas amarillas de otoño
el légamo de suelo itinerante
que dejaron tus pies.

Solas, huellas indecisas, entregadas al viento,
quedarán de tus pasos entre luces y penumbras,
un invisible arrojo sin cuerpo ya, sin rostro,
un movimiento apenas del aire transparente.
Repetirán el mundo de tu oído
los pájaros gorjeando y un tañer de campanas
cayéndose a los lejos.

La soledad entonces, las sílabas del fuego,
espacios consternados vueltos hacia las sombras
y en el éter sin nadie las huecas compañías,
los vahos, los alcoholes, los humos sin palabras.

Cuando te vayas nadie sabrá que te has marchado,
quedarán los silencios que guardan los adioses
y ahondan las tinieblas y párpados del alba.
El tiempo habrá absorbido los sueños, la esperanza.

Amílcar Luis Blanco ("Marina de atardecer" Oleo por Rubén de Luis)