Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 16 de abril de 2013

ROMANCE DEL DESENGAÑO

































Bien medida y entrazada
urdió un romance la moza
Y en sus íntimas ropillas
sus poros cual lagrimales
se aliviaron de calores
quiero decir, se mojaron.

Cuántos ardores intensos
se pintaron en su espejo
Por dentro llamas de hoguera
y  arreboles por afuera
Latigos de pura sangre
lamiéndole los malvones
de sus coronados pechos;
latir, temblar en barbecho.

El prometerse un romance
dejó escandido su cuerpo,
pero le ahuecó en las manos
una sorpresiva ausencia
de puro amor sin espuelas.

Ahora busca en las nubes
y el rostro de amor se borra
hecho viento y sur y vela.

Amílcar Luis Blanco  ("El desengaño" por Adriana Almanza)