Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 3 de marzo de 2016

EL BARCO




Mais, vrai, j'ai trop pleuré ! Les Aubes sont navrantes. 
Toute lune est atroce et tout soleil amer : 
L'âcre amour m'a gonflé de torpeurs enivrantes. 
Ô que ma quille éclate ! Ô que j'aille à la mer ! 


¡En fin, mucho he llorado! Las albas son angustiantes
Toda luna es atroz y todo sol amargo.
El acre amor me ha inflado de torpezas enervantes
¡Qué mi quilla reviente! ¡Qué me pierda en el mar!

(Arthur Rimbaud, de su poema "Le bateau ivre" en traducción de A.L.Blanco)


Anoche dormí como un barco silencioso
anclado en la espesura de un recordar ansioso.
Tal vez hubo una nube y dejó caer su sombra
o su agua de vigilia en un agua de alfombra
porque todo se hacía sentir en su andamiaje
la vida andaba en vilo de su propio cordaje.

Pudo no ser la noche la que detuvo mi alma,
sus bordas de ilusiones de acero en la gris calma,
ni el mar denso implantando su poder sobre el casco
el que dejó que el áncora cayera en tanto fiasco
o vientos encontrados emparejando fuerzas
los que pararon horas en las olas inmersas.

Lo cierto es que detuvo su marcha la vigilia
y anduve  de babor a estribor y en familia
marinero y borracho viviendo mil escenas
con gentes que venían de todas mis cadenas
y de todas mis muertes; pasiones archivadas
de proa a popa ausencias, entremeses y espadas.

Anoche fui ese barco mareador de mareas
y hasta estuve con ojos de náufrago, entre breas,
mirándome de fuera de mi impostura y credo.
Nadando agonizante   al garete del miedo.
En la misma deriva de corrientes absurdas,
borracho y marinero,  huérfano de mis curdas.

Amílcar Luis Blanco(Pintura al oleo de Silvio Zatti)