Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 5 de abril de 2010

LA FALTA DE PROPUESTAS DE LA OPOSICIÓN.- Los objetivos políticos de las diferentes tendencias o partidos en que se divide en este momento la democracia argentina no toman forma definitiva, no se plasman en proyectos coherentes que puedan nos puedan ser presentados como alternativas para elegir. La oposición no ha sido capaz de generar entusiasmos, adhesiones que, propaladas por la hegemonía mediática que le es afín ayuden a construír una perspectiva de futuro. Por el contrario, parecen esterilizadas en un arduo maniqueismo, parecido a un certamen deportivo, en el que los rivales luchan para ganar cartel, para mostrarse y aparecer en el amarillismo exhibicionista de los medios con goles o tantos a favor o en contra que se consiguen o no tomando como balón u objeto del juego los proyectos que el oficialismo va poniendo en juego. No se trata tampoco de discutir y polemizar acerca de estos ingresando en la materia a la que se refieren las propuestas para tratar de mejorarlas o modificarlas. El propósito es anularlas, abolirlas, destituír sus mismos fundamentos y, en lo posible, descalificar y quitar de la escena política a quienes puedan materializarlas. Por caso, el desendeudamiento con reservas y Marcó del Pont en el Banco Central, antes y todavía Guillermo Moreno y la pretensión de máxima de la SRA (Sociedad Rural), CRA (Confederaciones Rurales), FAA (Federación Agraria) y Coninagro (Comercializadores) acerca de la anulación de las retenciones a las exportaciones y la liberación absoluta de estas para todos los productos agrícolas y pecuarios. Parece que en el país no hubiese otros asuntos a tratar que pudieran suscitar el interés público y mereciesen proyectos autónomos y profundos que la oposición pudiera presentar para enriquecer el debate. Por ejemplo, renta financiera, educación, formación de un organismo estatal que comprase su producción a pequeños y medianos productores a precios competitivos y exportase practicando la retención sobre la ganancia que el estado obtuviese, como fuera el IAPI, etcétera.- La verdad es que la ausencia de proyectos y la medianía de la oposición se origina en la circunstancia de que ellos no representan a quienes los votaron sino a los intereses de la estructura neoliberal a la que pertenecen y para la cual las únicas grandes cuestiones son las que afectan sus intereses, privilegios y prebendas de sector. Ellos chupan toda la energía política e intelectual de los opositores y los deslucen frente a la sociedad que los votó y no volverá a hacerlo como no reaccionen tratando de quitarse de encima tantos intereses de ricos y tanta estupidez.-