Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 5 de abril de 2010

Quebrarte como a un cántaro en acecho,
dulcemente, en tu esperanza de maravilla,
por supuesto,
sería repetirte que te amo,
decírtelo al oído muchas veces,
para que te derramaras por tu boca
o me dejaras en el camino sin regreso de tus ojos,
hechos de infinito.
Por eso nunca te lo diría repetitivamente.
Para no caerme en ti misma.
O para que no te caigas y resbales en lo imposible
de mí mismo.
Aferrémonos únicamente
a lo que podemos momentáneamente
que son nuestros cuerpos,
aunque sepan a locura,
como los peces de las profundidades, que nadie ha visto
y nadan y son sombras temblorosas
e intentar atraparlos es abrazar el miedo,
o detener lo oscuro que fluye para siempre.
Quebrarte como a un cántaro en acecho
Para beber la luz que llevas dentro
Y disolver la piedra de tiniebla
Que embarga el movimiento
Sería simplemente, dulcemente,
Consentir que estallaras en mi centro.