Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 29 de abril de 2010

Yo se que vos sabés, los dos sabemos,
la inmensidad de mar que nos queremos.
En esta inteligencia
deberíamos vernos con frecuencia
Y estrenar, para ser, otra soltura
Que nos lleve a vivir la sabia ciencia
de dosificar nuestra locura
en la cotidianeidad de la experiencia.
En un café, una tarde, en una cama,
un beso, una palabra, o una llama,
ardiéndonos en palmas o mejillas.
En fin que un sí, un no, unas caricias
nos pongan tan atentos, como niños,
en plan de disfrutar nuestros cariños.
Yo se que vos sabés, los dos sabemos,
Lo difícil de ser, lo milagroso,
de nadar este mar de luz sin remos,
apenas con palabras
y muy mezquino rédito de gozo.
Por eso te convoco y nos condeno
a abrirme para vos, a que te abras,
a la sensualidad de lo terreno.

miércoles, 28 de abril de 2010

Somos los cuerpos
Guardamos secretos
iguales a las cosas.
Somos cual contrabajos o maderas
o frascos con miradas y preguntas
iguales a monedas
tapices y destierros
y camas en alcobas ya sin uso
o pisos de salones ya bailados
poblados por fantasmas.
Cargamos esquinas de casas y calles,
mansiones que se vuelan
y ganan posiciones
y espacios estelares.
Piedras, objetos, pipas,
libros, enseres, herraduras
y tulipanes secos.
Tenemos así objetos con huecos y preguntas;
ecos que son violentos,
suaves, temblorosos;
tiernos de tanto que ha pasado.
Guardamos viajes de universos que traspasan
la opacidad de los objetos.
Reconocemos marcas indelebles en las cosas
de aquello que ha pasado.
Y una tristeza rota
volviendo por sus fueros.
Todo el ayer nos habla, experimenta
sobre el fugaz estar sentados hacia una mesa
de manteles tendidos al más allá.
Y sobre ese horizonte,
una delgada cuerda,
colgada de los sueños,
hacemos equilibrio.
A Mario Paolucci, in memorian.

La bronca, la pasión o la alegría,
no toman ya tu gesto o tu recato
o la voz de un cantor la melodía,
lleva hasta tus oídos de obsesivo,
llegando a conmover con su vibrato,
alma de jazz y tango, Mario amigo.
Pero quedó en nosotros para siempre
tu calidez porteña. Fui testigo
de tu apretón de manos, de tu fiebre,
hecha para la vida trashumante
de poeta, señor, y claro orfebre,
de corazón valiente, de elegante,
cultivado, finísimo, atorrante;
todo un Quijote de álgida memoria
en un café explicándonos la historia
de instrumentos, orquestas y cantores.
Convidándonos bien con tanta gloria;
con letras, partituras, con autores.
¡Vos, hincha de tanguísimos amores!
Luchaste con molinos del olvido
Y quedaste, por aspas y confines,
por gigantes de sombra, malherido.
Llevado por tu mano a cafetines,
a lugares alzados que brillaron
en el reciente ayer de nuestros días,
pisé las chatas sombras que orillaron
lo que fuimos y somos en porfías
que todavía duran. Debo agradecerte
que me dieras tu luz y esclarecieras
este lugar de borde y claroscuro.
Ya que, aunque te hayas ido, no dejaré de verte
Tampoco, mientras viva, que te mueras
Vos no estás con la muerte, estoy seguro!

Amílcar Blanco

08/10/2008

jueves, 22 de abril de 2010

"Deja vu" (Soneto)

Digo que no, más cuanta encrucijada,
me devuelve al no ser hecho cangrejo,
cuanta criatura lucha y reflejada
aparece conmigo en el espejo.

Otra sangre transita demorada
por la que creo mía y el reflejo
de lejanos sentires me hace viejo
el gesto, el corazón y la mirada

¿Será la vida muerte exacerbada,
una luz del versátil aparejo
de la sombra total y demorada?

Sólo siento que existe lo que dejo,
porque visto una piel desenterrada,
porque hacia todo lo que voy me alejo.

lunes, 12 de abril de 2010

BANDONEÓN

Aire, voz, alma pulmón,
conversan, cuchichean,
espoleadas por dedos, apoyándose,
cuando los botonean,
en un vibrar de pétalos con garra.
El bandoneón,
en ayes rezongones va quitándose,
silencios, soledades, lucha, farra.
Las notas entre nácares y alfombras,
salen, raspan despacio la madera,
soplan adentros de cartones,
huyen hacia las sombras
y devuelven entera
una sonoridad de callejones,
¡Cómo suspira amor por sus pulmones!
Y se despeja de agua y de fatigas,
en fugaces cenáculos de vientos,
surgidos del reposo en súbitas espigas,
en escalas y tientos,
cuando manos amigas,
despiertan la interna quietud de sus arcones,
remueven sus humores,
los mutan a tormentas,
los cambian de alegrías a dolores
los hacen tiritar como osamentas
y les muestran las lunas y los soles,
o los cargan de lágrimas y alcoholes,
para que todo el alrededor nos haga la coartada,
la gastada coartada de la orquesta
que en maderas y vientos y en cuerdas
sufra por nuestra cuenta, nos alegre la fiesta,
llore por nuestra muerta más amada.
Bocinas,
degüellan,
atropellan,
por todas las esquinas
y es como si llamaran y cantaran las sirenas olímpicas y finas;
afiatadas sordinas
por la que tu sonoridad de corazones
devuelve las esquinas
me sienta hecho purrete en los cordones
de barrios asolados y perdidos.
Escucho sus latidos;
las ráfagas de tiempo que blanquearon mis sienes
y, en distancias de rítmicos andenes,
me desplazo hacia lánguidos sentidos
por anchas avenidas de compases
y síncopas armónicas y enlaces
con las cuerdas que vibran extendidas,
acompañando sus bufidos fangos,
sus mujeres perdidas,
en pizzicatos de milonga y tangos,
largas y sostenidas,
en estelares rangos,
en urentes heridas.
El bandoneón respira a fuelle y camina en tamangos
sobre el absurdo afán de nuestras vidas.
LA IDEOLOGÍA DE LA DEMOCRACIA.- A través de comentarios y experiencias tengo para mí que la ideología es la proyección política de lo que hacemos cotidiana y domésticamente. En cada acto, apreciación, juicio de valor, insulto, invectiva, aprobación de lo que hago y de lo que los demás hacen se manifiesta. Pero se proyecta y me enlaza con los otros. Lo mejor sería que mi ideología me permitiera convivir y a los demás aceptarme tal cual soy. Es decir, que no me lleve a la intolerancia, ni tampoco al fracaso, que fundamentalmente me permita adaptarme. Puedo sentir una gran empatía con este proyecto político porque lo considero de inclusión social y equidad distributiva y tendré así una ideología de centro izquierda relativa porque la mido constantemente con las posiciones que adoptan otros grupos. En este momento me parece importante que todos convengamos en que la Democracia es el gobierno de las mayorías y que las minorías deben acatar lo que las mayorías deciden, aunque no estén persuadidas de la bondad de las resoluciones cuantitativamente plesbicitadas. Esta palabra( PLEBIS-CITAE, CITAS DE LA PLEBE) viene de la antigua Roma. Una de las instituciones políticas de gran predicamento eran las asambleas de la plebe, en ellas se tomaban decisiones que eran defendidas ante el Senado por el Tribuno de la plebe, elegido también en estas asambleas. "Mutatis mutandi", hoy, se las llama asampleas populares. La ideología democrática que se funda en el conocimiento de la idea de Democracia se remonta, como todos saben, a la "polis" griega que era una Ciudad Estado. Todos conocemos la clasificación aristotélica: Aristocracia, gobierno de unos pocos, de una minoría; Democracia, gobierno de los demos o sea de los grupos que conformaban la ciudad y eran, por definición, mayoritarios, por último, Autocracia, gobierno de uno sólo, del que dictaba las leyes y tenía la suma del poder público, Solón, Dracón. Conocer esto significa, saber acerca de la idea que inspira una forma de gobierno al que adhiere naturalmente una forma de ser, de actuar. Así la ideología de una Democracia no es, propiamente, como medios y oposición, quieren hacer creer, "consenso", es, mayorías de opinión. Por tanto, las minorías opositoras deberían abandonar la ideología del consenso que pertenece al campo contractual del Derecho Privado y, cuando pierden votaciones en el pleno, deberían acatar lo que las mayorías deciden. Es honesto, fácil y favorece la convivencia en Democracia de todas las ideologías.-Esto de aceptar lo que las mayorías deciden se sea liberal a ultranza, socialista, comunista, monárquico o fascista, está en la base, en la idea fundante, de Democracia como forma de gobierno. Siguiendo con Aristóteles, muchos de los políticos que discuten con quienes aceptamos como bueno a este gobierno, piensan que ha llevado a la Democracia a su deformación que es la Demagogia o, por lo menos, eso dejan entender en sus opiniones. Esta última se produce cuando quienes gobiernan halagan a la masa para obtener sus favores y perpetuarse en el poder. Es necesario tener en cuenta que el propio Aristóteles pertenecía a la clase de los eupátridas (oligarquía local de la época)quienes aspiraban a gobernar por medio de los aristos, que eran sus representantes,y defendía como forma ideal de gobierno de mayor excelencia la de la Aristocracia. Hoy día esos conceptos han transmutado y, renacimiento e iluminismo mediante, por no mencionar sino dos revoluciones históricas ante la obvia falta de espacio,ya no se considera a los desposeidos, a los pobres, a los proletarios de Marx, como una "masa sin cantera", porque, como bien lo dice Silvio Rodriguez, "qué cosa fuera",de modo que la Democracia está con ellos, con los bienaventurados de Jesucristo, que además se han educado y los aristócratas han sido abominados por la historia en cambio y hoy son la triste oligarquía.- Así que la oposición y los medios deberían actualizarse y quienes los defienden también.
La referencia a la ideología de la Democracia la quería hacer a propósito de la ley de medios, porque no conozco una norma más y mejor plesbicitada, es decir mayoritariamente apoyada, que la ley de medios. Sin embargo, las minorías, los aristócratas de la política argentina, la oligarquía vacuna de la bosta, los medios monopólicos y los intereses corporativos querrían abolirla, que no existiera. No hay ejemplo más grave de desideologización de la ideología democrática que este alzamiento de las minorías que pretenden consensos, es decir, comportamientos contractuales, avenencias, acuerdos, para seguir usufructuando posiciones de privilegio que la Democracia les está negando; una Democracia cuyo Estado de Derecho fundado en la voluntad de las mayorías, única fuente legítima de poder político, les niega o no acepta, por tratarse precisamente de privilegios, prebendas, verdaderas canongías, que favorecen a unos pocos, que son también los que practican el coloniaje de las subjetividades; una cantera demasiado brete para las masas, utilizando el lenguaje de la canción de S. Rodriguez, que las envía al matadero de la imbecilización. Se impone defender con toda nuestra firmeza la vigencia de la ley de medios.
12 de abril de 2010 21:23

lunes, 5 de abril de 2010

LA FALTA DE PROPUESTAS DE LA OPOSICIÓN.- Los objetivos políticos de las diferentes tendencias o partidos en que se divide en este momento la democracia argentina no toman forma definitiva, no se plasman en proyectos coherentes que puedan nos puedan ser presentados como alternativas para elegir. La oposición no ha sido capaz de generar entusiasmos, adhesiones que, propaladas por la hegemonía mediática que le es afín ayuden a construír una perspectiva de futuro. Por el contrario, parecen esterilizadas en un arduo maniqueismo, parecido a un certamen deportivo, en el que los rivales luchan para ganar cartel, para mostrarse y aparecer en el amarillismo exhibicionista de los medios con goles o tantos a favor o en contra que se consiguen o no tomando como balón u objeto del juego los proyectos que el oficialismo va poniendo en juego. No se trata tampoco de discutir y polemizar acerca de estos ingresando en la materia a la que se refieren las propuestas para tratar de mejorarlas o modificarlas. El propósito es anularlas, abolirlas, destituír sus mismos fundamentos y, en lo posible, descalificar y quitar de la escena política a quienes puedan materializarlas. Por caso, el desendeudamiento con reservas y Marcó del Pont en el Banco Central, antes y todavía Guillermo Moreno y la pretensión de máxima de la SRA (Sociedad Rural), CRA (Confederaciones Rurales), FAA (Federación Agraria) y Coninagro (Comercializadores) acerca de la anulación de las retenciones a las exportaciones y la liberación absoluta de estas para todos los productos agrícolas y pecuarios. Parece que en el país no hubiese otros asuntos a tratar que pudieran suscitar el interés público y mereciesen proyectos autónomos y profundos que la oposición pudiera presentar para enriquecer el debate. Por ejemplo, renta financiera, educación, formación de un organismo estatal que comprase su producción a pequeños y medianos productores a precios competitivos y exportase practicando la retención sobre la ganancia que el estado obtuviese, como fuera el IAPI, etcétera.- La verdad es que la ausencia de proyectos y la medianía de la oposición se origina en la circunstancia de que ellos no representan a quienes los votaron sino a los intereses de la estructura neoliberal a la que pertenecen y para la cual las únicas grandes cuestiones son las que afectan sus intereses, privilegios y prebendas de sector. Ellos chupan toda la energía política e intelectual de los opositores y los deslucen frente a la sociedad que los votó y no volverá a hacerlo como no reaccionen tratando de quitarse de encima tantos intereses de ricos y tanta estupidez.-
Quebrarte como a un cántaro en acecho,
dulcemente, en tu esperanza de maravilla,
por supuesto,
sería repetirte que te amo,
decírtelo al oído muchas veces,
para que te derramaras por tu boca
o me dejaras en el camino sin regreso de tus ojos,
hechos de infinito.
Por eso nunca te lo diría repetitivamente.
Para no caerme en ti misma.
O para que no te caigas y resbales en lo imposible
de mí mismo.
Aferrémonos únicamente
a lo que podemos momentáneamente
que son nuestros cuerpos,
aunque sepan a locura,
como los peces de las profundidades, que nadie ha visto
y nadan y son sombras temblorosas
e intentar atraparlos es abrazar el miedo,
o detener lo oscuro que fluye para siempre.
Quebrarte como a un cántaro en acecho
Para beber la luz que llevas dentro
Y disolver la piedra de tiniebla
Que embarga el movimiento
Sería simplemente, dulcemente,
Consentir que estallaras en mi centro.