Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 5 de agosto de 2011

Nuestros cuerpos






Sobre fiebres de humo cada tarde
se cae a toneladas la tristeza,
el cielo arde.
Tu cuerpo es una gota de rocío
tumbada de favor sobre la mesa
con forma de guitarra;
una dulce y paciente cimitarra
que rasga sin cesar mi desvario.
Tu cuerpo es un magnánimo navío
cuya proa de pubis se desgarra
clavándose carámbanos de estío
con estremecimientos de cigarra.
Mi cuerpo en cambio es caudaloso río
y en proceloso mar se despilfarra
como un abierto abismo hacia el vacío
Entre los dos el horizonte embarra
el sueño del encuentro, el desafío
de unirnos como cuerpos y con garra.

Amílcar Luis Blanco