Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 2 de agosto de 2011

SACRA MUJER


Tus ojos de topacio iridiscente
ordenan la tiniebla,
invitándome al centro incandescente
de tu cuerpo de niebla.
Adelanto mis brazos y mis manos
para que ceda y centre
la sombra y se convierta
en tus hombros, tus senos y tu vientre;
en carne y sangre cierta.

Sacerdote de un cáliz sin comensales
alzando hacia las luces
de los caleidoscópicos vitrales
un vino ensombrecido entre las cruces
no me basta la ostia de tu imagen
necesito comerte y aún beberte
mesiánica y humana.
Si tu divinidad bien me ilusiona
el sagrario es tu cuerpo;
carne y sangre que absuelve y que perdona.

Amílcar Luis Blanco