Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 12 de mayo de 2012

AHORA



Ahora soy de nadie, soy de otros, sólo un rostro,
siempre fui, seré, sólo un rostro,
jamás debí haber sido, sólo este rostro,
ahora cantan los ríos en mi sangre,
hablan voces de tierras en mi carne,
y de a dos elementos compadecen
el solitario abrigo que les brindo
el brinco de las alas que lleva al infinito.

Ahora, cuando los pájaros han huido
de todas las madrigueras y de los hocicos
de los deseos, las necesidades, los faltantes,
las carencias y las muelas desgarradoras,
convertido ya en vuelo, suela o aire,
a veces solapado en torno a los que esperan,
haciendo de cuenta en salas de laqueados sillones
que estoy unido a ellos en la misma paciencia.

Ahora, digo, cuando todos se visten con silencios
y se van arropando sin mirarse en vestíbulos lentos
con el sediento ritmo de las olas, sin perder el aliento,
agitados y solos sin memoria en el viento,
sabiéndose fugaces y gratuitos,
solitarios, habiéndose bebido,
sus soledades hechas tragos largos
y deglutido el ríspido condumio con indigesta audacia
de la vergüenza, el miedo y la falacia
en los carteles de neón de las tristezas
y  agrupado con todos en afiches en la noria del tiempo.



Ahora, nunca, nunca, ahora ….



Amílcar Luis Blanco ("Rostros" obra de Oswaldo Guayasamin)