Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 16 de mayo de 2012

TRANSUBSTANCIACIÓN




¡Ay, si mis voces fueran tu mutismo,
mis silencios, tus manos, te tocaran,
y mis labios callados te besaran
y en tu carne sintieras mi ostracismo!

Mi amor sería un espacio de espejismo
al que sólo a tu ser se avecinaran,
sus mudas perspectivas y te hablaran
para quitarte todo escepticismo.

Si tu hondura y mi hondura se adentraran
como dos claridades de lo mismo,
se harían hontanares que brotaran

de un silencio común; un paroxismo
de unísonos latidos que expulsaran
de nuestro amor los duelos y el abismo.-

Amílcar Luis Blanco