Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

domingo, 23 de diciembre de 2012

NINFA



Ninfa, entre todas las de reunidas lunas,
las que danzan henchidas por los faunos
de ojos y de labios de la lujuria en celo.
Hembra bien elegida por la noche y los sueños.
¡Cómo gozo cuando leo tus versos!
Tus caminos, tus nervios, tus secretos fatales,
la luz que los alumbra, el escozor que anda
moviéndote los miembros, la sal que los imanta
hacia el fulgor que inunda mis retinas
con tu imagen de loba, seductora, elocuente,
impía sí, si quieres, recatada o lasciva.
¡Cuánta mujer en ti, cómo no enamorarme!
Haberte conocido fue contactar el fuego,
el fuego de la vida desatada, emoliente;
Musa, clara en amor, Nereida de mi sangre,
discurres en los márgenes del río de ese bosque
poblador de las noches pujadas de lujuria
y de serenas fauces y fervientes salivas
donde te hallo recóndita, cóncava y en barbecho,
dispuesta hacia la lucha que encastre nuestros cuerpos.

Amílcar Luis Blanco