Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 30 de marzo de 2013

MIRADAS



















Tu mirada me envuelve sucia de sentimiento.
Me entrega su fulgor, su incierta nada,
su naufragio en crisol, su puñalada,
su embestida embebida en pensamiento.

Y te descubro  así, largo momento
en el que me miraste y alveolada
de sangre, en una foto, fuiste hollada
por mis ojos desnudos y mi acento.

Encontrarnos así, fuera del viento,
del sol, el gesto lacio, la pisada,
sin cuerpo, en el papel representada

y con sólo el aleph de tu mirada
enamorándome, siéndome sustento
ahora hasta en el aire de mi aliento.


Amílcar Luis Blanco
















Viene desde tus ojos la alborada,
la clara luz, el puro sentimiento,
y desde tu sonrisa el limpio acento
transparente y feliz de tu mirada.

Hay un alma desnuda y desatada,
vuela desde lo diáfano y la siento
en la quietud templada y en el viento
sin sombras, totalmente despojada.

Un estallido azul quiebra lo lento
del tiempo, lo convierte en casi nada
y vibran tus pupilas y mi aliento

se cuelga de gaviotas cinceladas;
playa de tus pupilas mundo adentro
y fuera sólo arenas y pisadas.

Amílcar Luis Blanco




viernes, 29 de marzo de 2013

NOSTALGIA.


                                                                                                                                                                                               















"Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar,
al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar"

Antonio Machado.


Sumido en la nostalgia, compartido,
en una orilla deseadora y noble
me siento de alba luz y erecto roble,
hecho mar de mañana en sol ungido.

Mezclado en elementos, repartido,
prodigándome en sales y salobre
hasta en el aire estoy, abajo y sobre,
esta porción de mundo y su sentido.

En mí es el universo y el olvido
aunque en los otros sea. Instante pobre
pero que multiplica lo vivido.

El recuerdo me hiere, su mandoble
descarga en porvenir el tiempo ido;
es sombra y luz y espejo de mi doble.

Amílcar Luis Blanco  (Oleo de "Augusto Rivera")

jueves, 28 de marzo de 2013

Priapo y Clitemnestra

 





















" ... donde bailan los priapos sus bultos
sin otros eslabones
que los de sus esclavas relaciones ... "

Miguel Hernández


Priapo en soledad su sexo acrece
y en la presión crispada de su diestra
la hendidura carnal de Clitemnestra
mimetiza y el goce lo humedece.

El sátiro penetra y esclarece
en el lascivo cuerpo su palestra
de dominio sensual cuando se adiestra
e imperativo en su pensar florece.

Su delicado bulbo se estremece.
imagina la adúltera y le muestra
temblor del brío turbio que lo escuece.

El fauno se desvive y defenestra
cuando se corre al fin y le acontece
sumar súbito ocaso en vana riestra.

Amílcar Luis Blanco ("Idealización de Clitemnestra", tomada del blog "Histonotas")

sábado, 23 de marzo de 2013

Las señoritas de Aviñón.
























Ángulos de la carne,
y miel de la ternura y la tristeza
en un cartel de rostros de lograda simpleza,
codos apalancados,
ojos cayéndose ya sin sus ojeras
secos, redondos, miran por sus huecos,
o sólo por la tez de la negrura,
pubis hechos de hoyos apenas insinuados
o cubiertos,
ovillos de penumbras
y cabelleras lacias esmaltadas
y trazos convertidos en preguntas.

Encuentros de caídas en los rostros,
hiatos iluminados destruyendo las curvas,
o destacándolas como lo frágil,
explotando las fiebres de las oscuras lineas,
descenso vertical de la esperanza
y sobre todo desnudez que tiembla,
desnudez tropezándose en lo oblicuo
apilando su arcilla contra el tiempo,
un atreverse en ciernes detenido
de escudos verticales contra todo derrumbe.

Ya no se sufre y el alegre sitio,
el sitio repartido y encuadrado,
nos presenta las galas de los cuerpos
jóvenes, bellos, pero despojados,
con volúmenes arduos que lastiman
romboidales, agudos,
y aún desde sus grupas y sus vientres,
esviscerados.
Frivolidad efímera,
por siempre cúbica y desfigurada
de la mujer que sufre largamente golpeada.

Amílcar Luis Blanco ("Las señoritas de Aviñón" por Pablo Picasso)

viernes, 22 de marzo de 2013

LA GESTIÓN DEL DESEO

















Esa gestión abierta del deseo
que viene del glamour y la distancia,
áspera y luenga lengua de fragancia,
de puro devaneo.

Estar entre los días esperando los días.
Estar entre palabras esperando palabras
Anhelar hendiduras y rumbos de tu cuerpo.
Estar entre otras manos anhelando tus manos.

Esta estación ambigua del deseo
tendida hacia el glamour y la distancia
tensa el arco atmosférico del ansia,
de atronador mareo

Me deja hacia tus senos,
virado hacia tu vientre,
vuelto al sueño feroz de la vigilia,
a una cruel sobriedad   embriagadora
que sólo sabe arder y consumirse.


Amílcar Luis Blanco (Oleo por Ivor Henry Thomas Elle)



miércoles, 20 de marzo de 2013

MAR INTERIOR


El tiempo se transviste,
los días se desnudan en la playa.
Ese rumor de mar lágrima tuya
en oquedad oval de caracola,
inquietud de la sal arguardentosa
yaciendo en crestas blancas,
ondulaciones tersas
danza pesada de las olas,
te da un revés por todos los costados.

Ese rugir temblando entre la arena
los recuerdos de rocas los espejos
y los cantos rodados donde posan
las gaviotas sus picos encorvados,
sus designios del aire sobre el agua,
peces labios anfibios y corolas
ascendiendo del fondo de las sombras,
te confiere una tersa luz de alba.

No nos concierne acaso
ese sigilo atroz de tanta lluvia,
esa espera constante del deseo
que a su regazo amniótico nos lleva
para hundirnos de nuevo en el olvido,
para que por un instante solamente,
en una contracción de fuerza y alma,
de epílogo cordial aunque instantáneo,
nos recuerde el embrión del que partimos,
el mar, el denso mar que nos habita.

Amílcar Luis Blanco  ("Marina" oleo de Carlos Perrot)

viernes, 15 de marzo de 2013

DUDAS




Siempre dudas anegan mi mirada,
no de la luz ferruginosa, aérea,
y más cautivante todavía en el ocaso
y el recuerdo de mi casa de infancia,
cuando abría su cancel al fuego,
atorbellinado cual girasol enloquecido
y dejaba caer en los cristales biselados
gotas del arco iris de su lluvia
compuesta por mis ojos de niño,
por mis escasos años
que destilaban tiempo poco a poco.

Dudas que baten alas de cuervos
y tiñen la cuerda del horizonte en vilo
y se arrebujan como sombras
que viniesen a honrar lo plañidero
repartidas en cuencas y rincones.
Es decir esos lazos de penurias,
serpentinas de penas,
suciedades de llantos que salpican
y no se sabe en cuántos y cuáles cuándos
nos esperan a todos mendigando promesas
para dejar pagando sus desgracias.


Amílcar Luis Blanco ("Lloronas" en la tumba de Ramose - Egipto)

martes, 12 de marzo de 2013

AL DESPERTARNOS





























Desnudo como el sol o el raudo río
o los dibujos que hace el viento cuando danza
y empuja los volúmenes de las nubes,
voluptuosamente,
así te amo yo,
convertido en elemento,
yendo a tu encuentro cada madrugada,
en la luz irradiada,
incendiándote los lagrimales
si segregan esa llovizna fina
en maridaje de claror y  ensueño
que nos pone en el mundo al despertarnos.

Y la distancia entonces malquerida
que de mi te separa y no nos deja
ejercer esa sed de nuestras sangres,
bebiéndonos los dos y mutuamente
el humor que transpira la alegría
de parir diariamente esta ternura
que me inunda de ti,
que me desborda,
parece consolárseme si salgo
a lo exterior vestido de universo.

Amílcar Luis Blanco ("El síndrome del despertar" de "El proyecto matriz" "Awakening")

viernes, 8 de marzo de 2013

ENTRE LOS LABIOS








¡ Qué hermoso será eso!!
Eso de abrazarte,
caer en la enjundia del sabroso beso
Y, laxa, estrecharte.
Y tus frutas moras
sentir deslizarse 
en besos de labios sellados
en fervientes horas
bien sobre mis bíceps digitalizados.

Tus yemas, tus dedos,
entrarán por mi piel a toda mi alma
y hasta mis huesos y hasta mis costados
y dejarán envueltos en tu calma
mis ojos que ansían tus ojos melados.

Habrá fiestas y urentes arrebatos
que desde nuestros cuerpos y entre flores
irradiarán espléndidos y gratos
desde un sol deseador nuestros amores.

Todo será por fin entre los labios,
los suspiros, las voces, las salivas,
amarnos tan desnudos como sabios,
tan ardientes los dos como aguas vivas.

Amílcar Luis Blanco  (Oleo de Oswaldo Guayasamín)

miércoles, 6 de marzo de 2013

A UNA AMIGA
























Lo distendido del amor, lo ileso,
en la amistad sin duda resplandece
y si es gemela en alma, aún acrece
el sentirnos amigos todo acceso.

Pues querernos es fácil, es un beso
de un ahora puntual que comparece
a dividir el luto que entristece
y a duplicar el goce y su regreso.

Hacerse amigo de ti amada ofrece
ocasión para amarte y el suceso
de no perderte nunca en el proceso

de dar vida a tu vida si padece
y alegrarme en tu goce si acontece.
Sentir tu gratitud, bástame  eso.


Amílcar Luis Blanco  (“Hombre y mujer” por Hivrit)

lunes, 4 de marzo de 2013

EL MAR



























El mar sube la espuma, oxida, lanza
contra la lisa piedra sal y yodo
y en su espejo el cielo cae de modo
que hace sentir mandíbulas en danza.

El tiempo siempre fiel a su tardanza,
cabeza de sopor, mete su codo
entre mi cuerpo, arena, viento. Todo
parece responder al mar y avanza.

El sempiterno Poseidón no cansa
su abrazarse a la tierra; suda lodo
y prodiga su fuerza y su confianza

desafiando a las rocas con el nodo
de su tridente de dureza mansa.
El mar es la terrible remembranza.

Amílcar Luis Blanco (“La bendición del mar de la India” Oleo por Fernando Correa)