Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 21 de mayo de 2010

Lo que queda del día

“…marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro…”
Pablo Neruda -

Lo que queda del día me desploma.
Quiero seguir durmiendo para seguir soñando
y consigo caerme del instante;
una vez, ya caído, me hago vuelo,
ahíto de ser prisa, rutina de vigilia
Ahora llega el mundo,
en secuelas, en olas,
abiertas como aguas las preguntas.
¿Qué hacer con la madera,
que flota en el naufragio,
con la frágil bitácora
y las dudas, las agujas del tiempo,
y las fragancias,
la mujer melodía que atesoro,
y regresa siempre en días traspapelados?
Una baraja entre otras confundida
que el olvido tahúr me regatea
cuando lo semblantea la memoria.
Barrios y días bailan,
se entretienen
entre humos y sombras,
silencios, soledades,
y diademas de luces,
tertulias de entenados y fantasmas,
marcan sus entretiempos, se desnudan,
frente al espejo de lo cotidiano.
Contra los dedos chocan las palabras,
las imágenes mojan las falanges
y desde los plasmas catódicos
un aturdido hombre de las nieves
que recibió castigos de otros hombres
émulos de residuales universos
y galaxias remotas
de un pasado o futuro distantes,
nos golpea en el pecho carnal
y se levanta
como si fuéramos nosotros.