Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 23 de julio de 2012

Una tristeza sin par


















Una tristeza sin par
irradian sus ojos negros
que le desnudan el alma,
y le amilanan el cuerpo.
Porque el dolor la escarnece
cada vez que por dinero
para seguir subsistiendo
tristemente y a cualquiera
debe entregarse hecha objeto.
En el medio de la sombra
sentada, el vestido abierto
Y hasta el bronce de su piel
desalentado y desierto.

En la alveolada tiniebla
sus párpados son violetas
Y sus pupilas hogueras
donde dolorosas llamas
arden y en afán de niebla
aspiran a consumirse
en cenizas y silencios.
Un abismo sin aliento,
un vahido sin escalas,
árida desilusión y vértigo
y espaldas que se derrumban
en un vórtice sin tiempo
y en la tierra desterrada.

Amílcar Luis Blanco ("La chiquita piconera" por Julio Romero de Torres)