Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 27 de agosto de 2012

ULISES


                                          
Cuando me pongo a querer amarte pero de verdad amarte
grito y maltrato a mis marineros y suelo convertirlos en sombras
me experimento cadáver ya alimentando céspedes y margaritas
me vuelo desde mi mismo como el Egeo en la siesta más ardiente
y despliego mis alas invisibles e interminables
hasta confundirlas entre los rincones de las estrellas más madrugadoras
me doy aires de campo y verduras íntimas y domésticas
y exhalo una alegría impropia y evanescente de mujer sometida

Al cabo de tus comisuras se amarran las embarcaciones del tiempo
que volverán a una Itaca hecha de manzanas y limones
y las tardes naufragan y navegan y estiran brazos y hombros de estiba
pieles lustrosas por las que resbalan los soles de perezosos ocasos
el agua sube por el interior de tus angustias y drena por tus ansias de encontrarme
y no hay resultado para las preguntas que inquietan a los potros en sus cuadras
y Circe me llama agitando sus hombros desde la espuma

Ulises claro azul de luz navego hacia ti en el apagado mar de la esperanza
en las lívidas corolas de girasoles que el viento hace crujir contra el atardecer
en tu respiración que suena como tormenta en las piezas por las que deambulas
y en la mitad dolorida de un corazón que ha levado anclas sin regreso


Amílcar Luis Blanco (Obra plástica: "Ulises" por John William Waterhouse)