Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 8 de octubre de 2012

NOSTALGIA.-





La soledad se esfuma sobre el lento pocillo del café
Solo sentado entre la sombra fumo y pienso
ser yo mismo esa soledad que se explaya
desde mi y hacia mi como una marea de silencio sonoro
Exhalo el humo lo encolumno en mitad del negror
Afuera llueve y hace gris y llueve y me deleito
Evoco en mi tu rostro en la locura suelta de la tarde
en el retumbo oscuro de un tambor

Un chico grita el diario vespertino
Y tu rostro se agrieta y se me estira y ofrece espiralado
Luego tu torso y tu ángel esculpido en las volutas blancas
se eleva en el aroma sucio de nicotinas y silencios
Un lustrabotas lustra la capellada bruna de un zapato
de un señor de canas plateadas y de sonrisa blanca
Alguien entra al local y abre el bochinche del instante
del pasar de la calle de los autos y la lluvia y el viento

Tú eres mi memoria la que obsede la que corre el telón
La que sube a la escena cabal entre las mesas
Y tus piernas de nacar cruzadas deliciosas emergen de la barra
Y tus ojos me miran licenciosos me miran y me invitan y me llaman
Y tu garganta canta tu garganta y trasiega mi luz mientras te evoco
Y una lágrima asciende desde toda mi vida y me desborda
Y ahora ya soy tango y desconsuelo y huyo empantanado por tu ausencia.

Amílcar Luis Blanco.