Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 26 de junio de 2013

LA ANGUSTIA
























Ella no busca a nadie, sólo enciende el ocaso
adentro de la lágrima y aulla entre gargantas de tripas y sirenas;
suelta sus animales en las hendiduras de las tardes
ruge igual que ellos, suena a tempestad,
detrás del mar y los abismos, pero está en el sigilo,
en la modesta cautela del café, en los silencios,
desde cuyas orillas nos miramos sin vernos casi
mientras  deshace la niebla con sus ojos,
y sin cesar nos contempla desde todos los espejos.

Nadie puede esconderse de su furia callada
que agazapada en la mansa domesticidad de los días
incubada entre trastos que huelen a tristezas,
desvalidas alcobas, zaguanes de besos olvidados,
arrasa a raudales, roe, rae, precipita su lluvia,
y sus zarpas o manos y sus uñas destejen los encuentros
Nos dejan confundidos,  solitarios, en las marismas de las horas.


Amílcar Luis Blanco  (Vincent Van Gogh "Autorretrato")