Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

domingo, 23 de junio de 2013

LA DUDA






















¿Por qué la duda? Ese temblar de espuelas
picándome los lomos. Zumbidos  solitarios,
abeja en hontanares mudos e imaginarios
del ser que soy, de ardientes duermevelas.

Y mi razón huyendo, sus aceitadas bielas
rondándome hacia edenes o calvarios,
motor  sin paz a instintos cavernarios
deslizándome, a fauces y charnelas

que me beben después,  lluvia en  dovelas,
y estrechan en  racimos  mis contrarios
tronchándome en augurios, en cancelas,

que abren  luces y fuegos arbitrarios,
allí donde entre sombras y candelas
duermen rutinas, ritos milenarios.


Amílcar Luis Blanco. ("The city worried" ("La ciudad preocupada") oleo por Paul Delvaux)