Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 5 de octubre de 2015

ROMANCE DEL NIÑO QUE VIENE




Rotundo son del que sueña
de la noche a la alborada
con el cuerpo de su dueña.
Vientre redondo. Avanzada
del batir acompasado
sobre el tambor fecundado.

Pulso latiente en el cuero
de una vida que se anuncia
saliéndose del venero
que lo contiene y pronuncia.
Palmas suaves sobre el vientre.
Ritmo para que se centre.

El hijo tendrá su almohada.
Tendrá su pezón velero
Navegará en la mirada
de su madre. En el señero
faro de la madrugada.
Rotundo son del que sueña
con el fruto de su dueña.

Manos habrá sobre el parche
de la áurea piel dibujadas
alentándolo a que marche.
Llantinas entrecortadas,
suspiros inaugurales.
Las horas se harán pañales,
desvelos, mimos y alzadas.

El niño que viene tiene
risas para la tristeza.
Si tu abrazo le sostiene
 este hoy que tan poco pesa
después habrá un hombre pleno
de los pies a la cabeza.

Amílcar Luis Blanco ("No estés triste charrita embarazada", oleo sobre tela de Tomás Yong Wong)