Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

domingo, 29 de noviembre de 2015

CONFESIÓN (Soneto tangueado)



Era santa y guardaba virtudes de María.
Pero mis manos luego, mi corazón no obstante,
mis labios, mis palabras, aviesos a su instante,
cayeron sobre ella como la luz del día.

A su mirar cetrino, a su boca, volvía.
La turbia claridad de su semblante
inspiraba en mi cuerpo una actitud rampante,
cuerdas de una amorosa sinfonía.

Físicamente nunca fui su amante.
Tracé y pinte su sombra en tela blanca
delineando la luz que la bruñía

y en su turgencia ebúrnea y restallante,
abrí una roja rosa y un niño sobre su anca
y apagué mi delirio allí donde esplendía.


Amílcar Luis Blanco ("Madonna of the stairs", oleo sobre tela de Cesar Santos)