Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 8 de marzo de 2010

CUANDO LA REALIDAD DEBE CAPTARSE MAS ALLA DE LOS MEDIOS.- Hillary Clinton iba a visitar Brasil, Uruguay, Chile, pero no Argentina. Este desdén de la jefa de las relaciones exteriores de los Estados Unidos estaría inspirado en las declaraciones que hiciera CFK, nuestra Presidenta, a la cadena CNN estimando que Obama no había cumplido las expectativas que, sobre su gestión, se habían despertado en la América latina. Todo ello según los grandes medios, Clarín, La Nación, TN, etcétera.- No sólo la tan importante funcionaria vino a la Argentina sino que también dejó en claro su felicidad por haberlo hecho y su elogio a la política económica de nuestra primera mandataria que obtuvo una relación porcentual entre PBI y deuda externa bastante inferior a la que tiene Estados Unidos. Nos preguntamos, y utilizo la segunda persona del plural porque se que no estoy solo con mi interrogante, ¿dónde está la realidad sobre la que los medios deberían informar? Es evidente de toda evidencia que está siempre más allá de ellos, que jamás se ve espejada y sin deformaciones por los titulares, copetes, crónicas, relatos, fotografías o imágenes que los medios propalan. Es indudable que si quiero o necesito ver mi cara en un espejo para afeitarme no puedo ponerme delante de un cristal azogado que la deforme, cóncavo, convexo u ondulado. Y así como necesito verme todos los días para completar mi imagen, practicar mi aseo y no descubrir aterrorizado que soy una cucaracha, como le pasó a Gregorio Samsa, el célebre personaje kafkiano, también necesito abrir las páginas del diario, encender la radio o el televisor y leer o escuchar noticias que, por lo menos, no deformen lo que ocurre, lo que verdaderamente sucede, porque si no, puedo trasponer el umbral de mi casa y entrar en el país virtual del que hablaba la Presidenta en el discurso que dirigiera al Parlamento, convertido verdaderamente en un insecto. Nadie puede sentirse un fantasma o un ser tan frágil como el licenciado vidriera de la novela ejemplar de Cervantes, o una cucaracha como el personaje de La metamorfosis y, si ello ocurre, y ocurre, porque los medios hegemónicos se encargan constantemente de que así sea, de que nos sintamos insectificados o, en el mejor de los casos, como personajes de ficción por ellos creados, la consecuencia es que perderemos para siempre nuestra libertad, nuestra memoria y nuestro sentido crítico. Debo recordar que los grandes plásticos de la historia del arte han retratado a la humanidad buscando subrayar el alma, pintores tan diferentes como el Greco, Van Gogh, Gauguin, Picasso o Brueghel se han apartado de lo aparente para mostrarnos lo esencial.- Así debería ser el periodismo, debería esclarecernos, seguir el claro y univoco sentido de las artes nobles y de la filosofía.- Volviendo a las comparaciones literarias, si seguimos mirándonos en espejos deformantes, seremos como los habitantes de "1984" de Orwell, hablaremos el lenguaje del neo-habla y no tendremos tampoco memoria o nuestros recuerdos serán los que los medios hegemónicos nos fabriquen. Repudiar la falsa o tergiversada información es rechazar también convertirnos en borrones, como en la película de Woody Allen, en insectos, como en el cuento de Kafka, o en el licenciado Vidriera de Cervantes. La literatura, el cine, el teatro, la plástica, nos trae buenos ejemplos de sentido común y sana autocrítica, nos deja en claro la linea que separa la concreta realidad de la realidad virtual.