Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 26 de diciembre de 2011

DESPUES DEL SUEÑO




Después del sueño la vigilia oxida
las ganas de vivir cada mañana;
enmohece, enerva, deja herida
la eficacia posible y cotidiana.

Después del sueño viene la montaña,
el engranaje frío y complicado
del tiempo y desenrolla su maraña
de acciones y palabras lado a lado.

Después del sueño y en la luz tardía,
de terco flanco, arden los objetos,
las metas, las propuestas y la fría
inercia del pesar los vuelve abyectos.

Porque después del sueño, de sus cauces,
de su arrabal de seres que atesoran
las máscaras, las cáscaras, las fauces
del despertar se abren, nos devoran.

El sueño me ha horadado la figura
se ha llevado mis partes, me ha dejado,
traspasado por días. Con holgura
puedo sentirme ausente y despojado.



Amílcar Luis Blanco