Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 15 de julio de 2014

GREGARIOS




Todo nos llama.
Acudir y sentarnos y esperar.
Nos golpean las luces, los colores,
volúmenes absurdos, cuerpos, sombras.
Nos sentamos arriba del silencio
y nos cubrimos con ligeras hebras
de lánguidas tinieblas, provocativamente.

Todo así repartido nos traspasa
y hundimos nuestros pies y metemos las manos
en un alrededor habitado por sueños
de otros que fueron siendo, vistiéndose del habla,
en palabras, en músicas, en ruidos.
Todo nos habla y una astral ternura
se inclina a nuestros hombros y nos alza.

Hay un ir y venir entre nosotros,
oscilación de tiempo, pasos ebrios,
caminatas insomnes y trastiendas,
mostradores, bastiones, instrumentos;
hay un ir y venir y nos trasciende
nos lleva entretenidos, distraídos, anárquicos.

Uniéndonos en glorias de entrecasa
junto a las cuencas áridas del día,
sentados a la mesa con los muertos
asumiendo las cálidas manías
y las enfermedades que nos tienden las camas.
Alicaídos, álgidos, mostrencos;
desnudos siempre al borde de la nada.

Amilcar Luis Blanco ("Bañistas" pintura de William George Gilles)