Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

miércoles, 23 de julio de 2014

MARILYN


No se me ocurre nada Marilyn, sí mirarte.
Ver que el rojo te guarda y te desnuda
y el blanco de tu risa la hace clavel y duda.
Y el sol te da una luz de fervoroso arte.

Estás sobre la piedra gris, en pose y animada,
y es un geiser de oro hacia el aire tu pelo.
Hay noche en la ternura de tu piel nacarada
el tiempo te ha metido las manos y con celo.

El tiempo ha manoseado tu cuerpo por tenerte
y edificar tus pechos de quietud y de alzada.
Un encanto de fuente, de agua, te convierte
en la mujer más bella, erótica y deseada.

Por birlarte a la muerte el tiempo resucita
tus ojos parecidos al dolor más oscuro
y también ejercita su angustia más contrita
trazándote en los labios su placer inseguro.

El tiempo enamorado su pasión te gritaba,
quería rescatarte para siempre del miedo
y vos, ninfa perdida, si tu angustia lloraba
a otra selva de sombras te ibas, a otro  enredo.

Y la muerte por fin se adueñó de tu nada.
Pero la luz te guarda así, como en un sueño,
alegre en tu silencio, tu color, tu mirada,
para que el tiempo adore su espléndido diseño.

Amilcar Luis Blanco