Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

martes, 8 de julio de 2014

IMPRESIONES DEL CONDOR







Nadie quiere acogerse en este sitio.
No hay lugar sino para mí posado en la saliente de la pared de piedra
y en mi corazón sólo el sigilo bombea
al ritmo de las ráfagas heladas que cruzan el abismo.

Nadie puede posar sus garras más allá de la cornisa
o mirar al desfiladero de las sombras y su torbellino desafiante.
Únicamente un desplegar de alas y el oficio del vuelo,
permiten atravesar las nubes aún en las borrascas.

Desde el pico cayendo hacia el profundo valle
nunca hubo nadie conmigo para enfrentar el viaje
y escudriñar senderos y bosques donde crecen preguntas
como llamas de hielos y piras de humeantes araucarias.

Nadie quiere ponerse al abrigo en la altura,
porque la altura es viento helado y acometida siempre
y sólo puede confiarse en la cautela de las rocas
a menos que algún Dios encienda el fuego.

Pero no, sólo hay fuego en mis ojos en brasas encendidos
y también en mi sangre cuando sostiene la agitación de mis alas
transportándome en el espacio contra el viento
debajo está el violeta de la angustia y el miedo y no hay Dios y no hay fuego.

Amilcar Luis Blanco  ("Condor andino" Oleo sobre tela por Javier Molina)