Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 11 de junio de 2015

CANDELA (otro soneto anormal)




Yo te besé en tu estela de naranjos
y te besé en tu llama casi estigia.
De a poco mi alma se acercaba
Era una inmenso ademán sin adiós.

Suspendido /mis dedos aferrados
al borde de la vigilia innumerable/
una enfebrecida manera de buscarte
lastimándose contra nucas y miedos.

Además de mis manos te esperaban
siempre sedientos tus días olvidados/
aspirando a fundirse en mis deseos.

Hay un sabor a labios con azahares/
un padecer la falta de tus melados ojos/ 
 envolviéndome entre las penumbras.

Amilcar Luis Blanco (Fotografía de una amiga)