Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

domingo, 26 de junio de 2016

ENGAÑO






Vivimos del engaño del amor muchas tardes,
de ese engaño melifluo y generoso
que pasa por las puntas de las lenguas
por el mezclar las piernas en sábanas de orquídeas
y un mullido golpearnos seno a seno
y un de lustrar a besos las gargantas.
El amor complaciente que desnuda los cuerpos
pero que, en suma, aumenta las distancias
y protege con fastos de la carne
lo que en nosotros hay sin traducirse,
sin poderse leer. La inscripción milenaria
de las piedras. Nuestros fondos de océano.
El vago resplandor que nos precede
y una canción perdida en un desierto
donde los vientos echan sus rodillas
quitándose sus fuerzas transparentes
y por fin nos desvisten, nos allanan
y dan vuelta el alcohol de nuestras ansias.
Y el engaño de amor se nos derrumba
y hace crecer el mar y las distancias
y nos deja más solos y más frágiles
temblando en el fragor de la batalla
y enarbolando en ascuas nuestra sangre
con una desnudez de pura llaga.

Amilcar Luis Blanco (Representación cubista del cuadro de Velázquez "Las meninas", oleo sobre tela de Pablo Ruiz Picasso)