Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

jueves, 9 de junio de 2016

Frente al mar





¿El mar mirándola?
Ella mirando el mar.
La inmensidad y la distancia,
el agua en infinito,
irrumpen contra la roca transparente
de su alma
y mojan las arenas 
de su nostalgia.
No miran.
Son ciegos,
mar, inmensidad, distancia
e infinito.

De otro modo adivinarían
que hubo
adversidad entre ellos,
destinos dispares
partiéndose,  olas
bajo crestas de espumas.
Siente crespones blancos,
doliéndole en las latitudes
de los párpados,
reposándole en las calmas 
comisuras
de sus labios.
Pero el horizonte es ciego cielo,
ciega transparencia.

Cuatro labios volándose en las alas
de  gaviotas oscuras;
interiores de besos ciegos
ardiéndole en las sienes
mientras contempla el mar
y lo recuerda. 

La tarde es un cartón
en el que ella está sentada.
El mar sólo un alarde pastel
de azul.
Pero ella lo mira henchida
de ciegas transparencias.
¿Su soledad?
Apenas si se entiende.

Amilcar Luis Blanco ("Mujer mirando el mar", oleo sobre lienzo de Carolina Cañas)