Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 30 de marzo de 2018

LLOVER






El agua como el cielo necesitan
ejercer su divino maridaje;
llover, porque el caer del agua es viaje
hacia el brillo en las sombras que palpitan.

Cae el agua en la luz, al viento agitan
párpados las arboledas. Hay encaje
de túnicas de llantos; precipitan
un mujeril encanto en el paisaje.

Agua de luz y viento con cristales
blandos y transparentes y fatales
arrecian sobre calles y veredas,

golpean frontispicios y alamedas
y sus pequeños puños chasquean los metales
y transportan montañas sobre ruedas.

Amílcar Luis Blanco