Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

lunes, 12 de marzo de 2012

CUANDO YA NO TE PUEDA CONJUGAR

Cuando ya no te pueda conjugar
porque el verbo duela
y la impaciencia impida
escalar los pronombres.
Entonces, vuelta légamo o espuma,
sin regazo
que recoja el delirio en una huella
de mi paso;
completamente otra,
como el mar que experimenta
una dentición sucesiva
y ríe interminablemente,
rodearás mi materia de espesura
y me irás disolviendo poco a poco
en tus labios de agua
que regresan del beso
una y otra vez
contra arenas y rocas,
igual al maridaje del viento con las olas.
Y la distancia en ciernes prometerá escanciarte
en la luz de mis ojos de muda incertidumbre.

Amílcar Luis Blanco (Pintura de Lord Frederick Leighton)