Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

viernes, 2 de marzo de 2012

EL QUE EJECUTÓ CON LA IZQUIERDA




Siempre estuve, estoy y estaré en contra de cualquier dictadura que quite al ser humano su libertad, su dignidad y sus derechos, provenga ideológicamente de la izquierda o de la derecha. Sin embargo, debo decir que, en mi país, la República Argentina, un hombre votado mayoritariamente en 1946 por el pueblo argentino, al que tildaron de dictador, Juan Domingo Perón, fue el único que dio a las clases humildes, trabajadoras, a “los que viven por sus manos”, como definiera Jorge Manrique en las coplas a la muerte de su padre, libertad, dignidad y derechos que antes jamás habían tenido en un medio gobernado por una oligarquia terrateniente, parasitaria y rentística, que después devino en un empresariado paniaguado de consistencia monopólica que abarcó la gran mayoría de los rubros de la economía en la producción de bienes y servicios esenciales. Una plutocracia que, desde sus orígenes, atendió sus negociados de exportación, a la que le importó un corno la distribución de la riqueza entre los más débiles, la inclusión y la justicia social, cuyos valores – si así pudiese llamárselos – eran y son el egoismo, la indiferencia, la viveza criolla, el “sálvese quien pueda” y el “después de mi el diluvio”. Con excepción de Perón y Evita, en los años que fueron de 1946 a 1955, y, últimamente, los Kirchner desde el 2003 hasta la fecha, esa oligarquía podrida, prebendaria, que no vaciló en producir el genocidio de 30.000 desaparecidos, torturados y muertos, para mantener sus privilegios de clase, gobernó este país desde siempre, aún antes de 1853, cuando en Paraná se juró la Constitución Nacional que puso por escrito un teórico Estado de Derecho que, en la práctica, jamás respetaron. Esa oligarquía gobernó ostensiblemente o desde la sombra a través de golpes militares o autoridades civiles, títeres en todos los casos. Pero, como dicen que no hay peor astilla que la del mismo palo, les salió un generál que al revés de la máxima que se atribuye a Machiavello: “los gobiernos son como los violines, se toman con la izquierda y se ejecutan con la derecha”, Perón tomó el poder con la derecha en el golpe militar de 1943 llegando a ser como todos saben, por lo menos en mi país, Secretario de trabajo y previsión, Ministro de guerra y Vicepresidente de la Nación, y ejecutó su gobierno con la mano izquierda con los trabajadores, los humildes, las organizaciones de base y su obra ejemplar y su huella, aún hoy, informa y da contenido a la esperanza de mujeres y hombres que mayoritariamente, luchan por volver a alcanzar el estado de bienestar en el que vivieron con producción, crecimiento, distribución de la riqueza e inclusión social. Así que Perón en lo que a gobernar se refiere era zurdo, tomó el violín que es el poder con la derecha y lo ejecutó con la izquierda ¿Qué tal? Esto ocurrió en sus dos primeros gobiernos. A su vuelta, en el tercero, lamentablemente, se había vuelto diestro. Pero esto es otra historia.

Amílcar Luis Blanco