Google+ Badge

Google+ Followers

Seguidores

Translate

sábado, 24 de marzo de 2012

VIGILIA ENAMORADA.




Hoy me quedé dormido en la noche celeste
mientras se desflecaba la mañana
y se partían los alfanges del tiempo
contra aristas de rocas y fantasmas.
Hoy me quedé dormido cuando el día
todavía no había comenzado.
Me contagió el azul y hubo silencios,
leves pero eficaces, que pusieron
sus yemas lilas en mis párpados
y le insuflaron la tenaz tiniebla
del sopor en el sueño momentáneo.
Sentí entonces dos manos como alas
y las sombras se hicieron transparentes
y la luz traspasó puertas, paredes,
sin que hubiera cortinas, ni visillos,
ni opacidad alguna que opusiera
su turbiedad al vuelo de lo claro
que habían desatado en la tiniebla.
Y cuando abrí los ojos me mirabas
desde el eterno amor de tu vigilia



Amílcar Luis Blanco